Martes 19 noviembre 2019

Logo Central America Link

La privatización del sector público

Jueves 27 octubre, 2011


Marco A. Gandásegui, Hijo
La Estrella, Panamá

Los médicos panameños han declarado un paro de labores con fines solidarios y políticos, dirigido a frenar la avaricia sin límites de los dueños del país. Los grandes empresarios —en el mejor espíritu neoliberal— ahora quieren que todos los bienes públicos sean privatizados. La estrategia de los empresarios es apropiarse sin pagar un centavo —sin riesgo alguno— de todos los servicios públicos: salud, educación, seguridad social, protección, vivienda, fuentes de agua, el mar, las montañas, calles y carreteras. Todo lo que rinda una ganancia para los que se creen dueños del país en detrimento de los trabajadores y capas medias.

Los empresarios, quienes ya son dueños de los servicios, del comercio y de los negocios especulativos —tanto legales como ilegales— quieren aprobar el proyecto de Ley Nº 349 de Asociaciones Público—Privadas. En otras palabras, una ley que privatiza el sector público. Pero la trampa es aún más grande. Quieren privatizar todos los bienes de la República, pero con la garantía de que si les va mal todos los panameños (nuestros impuestos) pagan sus pérdidas, incluso las ganancias previstas. Si les va bien, los propietarios se llevan todas las ganancias, sin pagar impuestos.

En muchos países que aplicaron políticas neoliberales recientemente la experiencia ha sido un fracaso. Actualmente, en Chile hay un movimiento social encabezado por los estudiantes para que les devuelvan el sistema educativo a la sociedad. Fue privatizada hace 20 años y sólo ha creado problemas sociales y una educación mediocre. En México y Perú la situación es muy parecida.

Ahora en Panamá se quiere ir por el viejo camino equivocado. ¿Por qué? La respuesta es sencilla: es una manera fácil y rápida para que los especuladores se hagan ricos a costilla de los panameños. Van a arruinar el sistema educativo, acabar con el sector que presta servicios de salud y, probablemente, vendan el Canal de Panamá. Puede significar un negocio de varios miles de millones de dólares que beneficie a unos pocos especuladores.

Es una trampa a la vista. El gobierno del presidente Ricardo Martinelli no quiere que la iniciativa se presente al público. En la Asamblea, los diputados de los partidos políticos de gobierno y oposición aplauden la iniciativa, ya que ambas bancadas están comprometidas con las políticas neoliberales, en quiebra en todo el mundo. Quieren que sigamos por el camino de México, Grecia y EE.UU., que tienen movimientos de protesta social a lo largo y ancho de continentes enteros.

Leer más...