Lunes 4 julio 2022

Logo Central America Link

La ruta del Titicaca

Martes 30 septiembre, 2014


 

Jorge Riveros-Cayo

Viajar a Puno es como llegar al cielo. A 3.800 metros es toda una proeza respirar hondamente. Pero no solo por la altitud en la que está situada esta pequeña ciudad y sus alrededores, sino por la belleza que la rodea en un escenario único, remoto y desolado. De aquí surgió la leyenda de que Manco Cápac emergió del Lago Titicaca, junto a su esposa Mama Ocllo, para fundar el Imperio inca. También dicen los científicos que esta región es la cuna de la papa de la que hoy en día se nutre el mundo entero. Es cosa de ver y experimentar por uno mismo. A continuación, lo que todo viajero debe visitar y probar al llegar a esta región.

Los uros
Llamados también hombres y mujeres del agua y del lago, los uros peruanos habitan sobre una veintena de islas flotantes erigidas en totora, un junco acuático, largamente utilizado en Perú desde épocas prehispánicas para construir embarcaciones. Visitar a los uros es la primera parada de un recorrido de dos días por las islas más pintorescas del lago. La población vive de la pesca y el pequeño comercio. Pero los uros también han aprendido a vivir del turismo, lo que irónicamente les ha permitido mantener ciertos rasgos culturales y rescatar algunas tradiciones.

Isla Amantaní
Es la isla peruana más grande en el lago. Sus habitantes son expertos tejedores que también dominan la artesanía hecha de piedra y la peletería de alpaca. Esta visita está precedida por el recorrido a las islas de los uros. Usualmente, los viajeros duermen ahí, en la casa de familias de una de las nueve comunidades campesinas que abren sus hogares y sus corazones.

Aunque breve, es una valiosa oportunidad para conocer la vida de los locales y compartir con ellos algo de sus actividades cotidianas. Una experiencia única.

Isla Taquile
Al día siguiente, el viaje de dos días continúa hacia esta isla que se mantuvo, literalmente, aislada hasta la década de los setenta. Son comunidades de tejedores excepcionales, bien cohesionadas, postradas sobre lo alto de la isla, a donde se llega subiendo centenares de escalones y cruzando numerosos arcos de piedra.

Aquí podrás almorzar una deliciosa trucha del lago. Y de ahí seguirás camino a Puno.

Sus pobladores han logrado una bonanza gracias a las exportaciones de sus productos y la continua afluencia de turistas. Eso vale.

Juli
La pequeña Roma de América. El título se debe a los cuatro templos que se construyeron en este poblado. Lugar predilecto para los amantes de la arquitectura religiosa, yacen en este lugar las iglesias de San Pedro Mártir, el templo de San Juan de Letrán, la iglesia jesuita de la Santa Cruz y la iglesia de la Asunción.

El vapor Yavarí
El barco a vapor más antiguo del continente americano aún flota en el Titicaca. Es una verdadera joya de la ingeniería naval, construido en 1862 por el astillero británico James Watt Foundry. Las 2.766 piezas del barco fueron embarcadas por ocho ingenieros británicos. Ninguna de ellas pesaba más de 200 kilos, de modo que pudiesen ser transportados de Arica a Puno sobre mulas, cruzando la cordillera de los
Andes. El Yavarí navegó por primera vez en 1975, y hoy en día es un museo flotante que ha sido reconstruido en su totalidad.

Un suculento chupe
Es una sopa contundente, generosa y abundante para aplacar el frío. Platillo obligado en la zona altoandina peruana.

El clásico de Puno es el chairo: un caldo con carne e interiores de cordero, chalona (carne seca de llama), verduras (zanahorias, apio, habas, ajo y cebollas), papas, chuño (papa deshidratada en polvo) y orégano. ¡Delicioso!

Las chullpas de Sillustani
A 34 kilómetros al noroeste de Puno se sitúa el lago Umayo. En sus orillas se alzan unos monumentales mausoleos de piedra, de hasta 12 metros de altura, conocidos como chullpas. Son tumbas de la nobleza del reino colla que dominó gran extensión de la meseta del Collao, entre 1200 y 1450, hasta que Pachacútec los conquistó y anexó, posteriormente, al imperio inca.

Fiesta de la Virgen de la Candelaria
Es una de las celebraciones religiosas más grandes del mundo andino. Se realiza a principios de febrero cuando la imagen de esta virgen es sacada en procesión por las calles de Puno. Unos 40.000 danzantes y 5.000 músicos de diversas agrupaciones bailan durante días, literalmente, llevando consigo disfraces de animales mitológicos y demonios. Esta fiesta, proclamada Patrimonio Cultural de Perú, ha dado lugar a que se le bautice a Puno como la Capital Folklórica de América.

Cómo llegar
Avianca vuela diariamente desde Lima y Cuzco al aeropuerto Manco Cápac en Juliaca, a 45 minutos al norte de Puno. De ahí hay autobuses que te llevan a Puno.

Hoteles
Casa Andina Private Collection Casa-andina.com
Casa Panqarani Casapanqarani.com

Dónde comer
Restaurante Mojsa Mojsarestaurant.com
La Casona Lacasonarestaurant.com

Este y otros artículos de destinos puede encontrarlos en www.aviancaenrevista.com.