Martes 27 julio 2021

Logo Central America Link

Las grandes excusas

Viernes 12 noviembre, 2010


Manuel Hinds
Elsalvador.com, El Salvador

El país se está deteriorando en todas las dimensiones. La economía se ha reducido a lo que era en 2007, la inversión en términos reales a lo que era hace diez años. El país ha caído en todos los indicadores de comparación internacional, incluyendo 6 puestos en la facilidad de conducir negocios, cinco puestos en competitividad. Con respecto a 2005, hemos caído 22 puestos en transparencia, 16 en índice de desarrollo humano.

Los servicios públicos están cada vez peores, a pesar de que el gobierno está gastando mucho más dinero que cualquier otro gobierno y se está endeudando desaforadamente. La inversión pública está deprimida; los hoyos de las calles y carreteras son cada vez más y más grandes; el crimen sigue sin abatirse, y perdimos el grado de inversión en nuestra deuda.

Una medida de lo mal que están las cosas es el aumento en el pago de intereses por la deuda, que están pasando de 682 millones de dólares en 2009 a 1,272 millones en el presupuesto de 2011. El aumento es de 590 millones más (87 por ciento más) que hace apenas dos años.

El problema no es sólo que a este ritmo vamos a reventar bien rápido, sino que los intereses están desplazando la satisfacción de muchas necesidades. El presupuesto total del ramo de Salud en el presupuesto de 2011 es de 470 millones, 120 millones menos que el aumento en los gastos de intereses. El Ministerio de Justicia y Seguridad Pública, que maneja el problema más serio del país, estaría recibiendo 316 millones, 274 millones menos que dichos gastos.

Este aumento en el pago de los intereses no sería problema si los préstamos que lo causan se hubieran invertido en actividades que generarán un rendimiento mayor para la sociedad salvadoreña. Lo peor del problema es que estos recursos se han ido en pagar crecientes gastos corrientes, que ni siquiera han logrado mantener el volumen y la calidad de los servicios públicos. Estamos pagando cada vez más intereses sin tener ningún beneficio por ellos.

Leer más…