Domingo 26 mayo 2019

Logo Central America Link

Las relaciones Italia-Centroamérica

Miércoles 30 junio, 2010


Diego Ungaro 
La Nación , Costa Rica 

Después de la conclusión del Acuerdo de Asociación Unión Europea-América Central y los encuentros del Ministro de Estado de Asuntos Exteriores, Vincenzo Scotti, con la presidenta Chinchilla, el vicepresidente Piva y el canciller Castro, en ocasión de la toma de posesión de la nueva jefa de Estado, el presidente del Consejo de Ministros italiano, Silvio Berluscon, efectúa una visita a Panamá no solo para participar en la inauguración de los importantes trabajos de ampliación del Canal, sino también para encontrarse con los jefes de Estado de los países del Istmo, convocados para la Presidencia panameña del SICA, de la cual Italia es observadora extrarregional.
 
Para preparar la visita de Berlusconi, el ministro de Asuntos Exteriores, Franco Frattini, participó el 25 de mayo, siempre en Panamá, en una reunión SICA-Italia que ha confirmado el compromiso italiano para el reforzamiento de la colaboración con la región y una creciente atención hacia Centroamérica.
 
Intercambios. La iniciativa se apoya en importantes intercambios bilaterales comerciales y de cooperación; el rol italiano en la UE y un constante crecimiento de las relaciones, referidas a un compromiso sobre una agenda de prioridades común – cooperación para el desarrollo, cambio climático y energías alternativas, lucha contra el narcotráfico y la criminalidad organizada, educación y prevención de los desastres naturales – como confirmaron el canciller Bruno Stagno a la IV Conferencia Italia-América Latina en Milán, el pasado diciembre, y el ministro José María Tijerino, el 25 de marzo, en Roma, en un encuentro sobre la seguridad en América Central junto con los ministros de Asuntos Exteriores, Justicia y del Interior italianos.
 
La reunión Italia-SICA del pasado mayo ha abierto el camino a la posibilidad de nuevos acuerdos en materia de seguridad: el memorándum de entendimiento propuesto en oportunidad del encuentro de Roma constituye ciertamente un modelo listo para ser suscrito con todos los países de la región centroamericana.
 
Con base en los fuertes lazos con América Central –donde están presentes numerosas comunidades italianas–, pero también con pleno respeto de las respectivas identidades e instituciones, Italia tiene intención de ofrecer su colaboración y la experiencia adquirida en la lucha contra la criminalidad organizada y el narcotráfico.