Lunes 19 agosto 2019

Logo Central America Link

Lecciones invaluables de negocios que dejo Sudáfrica 2010

Lunes 19 julio, 2010


Finalizó el mundial de fútbol Sudáfrica 2010! Un tiempo de fiesta deportiva que hemos disfrutado y vivido con pasión en cada rincón del planeta. 
 
Pero más allá de sólo apoyar a tu equipo favorito hay lecciones invaluables de negocios que podemos aprender de Sudáfrica y que los emprendedores no podemos dejar pasar!
 
1.Los tiempos están cambiando rápidamente. Muchos equipos que siempre son favoritos esta vez no llegaron muy lejos, mientras que algunos menos privilegiados lograron grandes victorias. Esto es perfectamente aplicable en los negocios ya que este es un mundo cambiante donde los grandes deben luchar por seguir siendo líderes y donde los pequeños, cuando hacen un gran trabajo pueden dar grandes sorpresas de éxito. Así que tu negocio será tan pequeño o tan grande como lo sean tus sueños.
2.El trabajo en equipo prevalece. Las grandes estrellas de fútbol como Messi, Cristiano Ronaldo y Kaká no brillaron tanto como se esperaba mientras que otros jugadores menos aplaudidos dieron grandes sorpresas. Ello no significa que los jugadores estrellas dejen de serlo, solo demuestra que el éxito está en el trabajo de equipo. En la capacidad de reunir los talentos, habilidades y estrategias y ponerlos a trabajar para alcanzar un éxito en conjunto, como fueron los casos de España, Alemania, Uruguay y Holanda. En los negocios es similar. Tu empresa será más exitosa en la medida que encuentres la sinergia entre las capacidades y talentos de tus colaboradores, liderados con valentía y coraje.
3.Falta de innovación: hacer lo mismo de siempre. Muchos equipos que han sido grandes llegaron a hacer simplemente lo mismo de siempre. Jugar con su mismo estilo y pretender ganar al ritmo de los años 80s. Casos como el de Brasil o incluso Argentina con grandes jugadores demuestran que se necesita innovar. En los negocios como en el fútbol, la competencia estará innovando constantemente buscando ofrecer algo mejor que lo que tu ofreces en tu empresa. Pretender seguir haciendo lo mismo que hace 10 años es una ilusión de muchos empresarios que les lleva al doloroso fracaso de ver que alguien más está haciendo las cosas de forma diferente.
4.Las circunstancias adversas siempre estarán allí. Los arbitrajes deficientes abundaron. Las jugadas polémicas hicieron presencia y nunca faltó algún jugador o director técnico que se excusara en un mal arbitraje para minimizar las debilidades de su equipo. Y es que echar las culpas a algo o alguien es muy fácil. En los negocios es similar. Siempre habrá circunstancias adversas:competencia desleal, malas épocas, crisis globales, personal deficiente, delincuencia y mil cosas que podrían afectar tu empresa. Sin embargo, la clave de un líder exitoso es sobreponerse a todas ellas, tener siempre un plan B y salir adelante marcando el paso. En Sudáfrica 2010 todos los equipos, sin excepción estuvieron expuestos a este tipo de circunstancias adversas, pero no todos sucumbieron ante ello. Por eso me encanta la respuesta de Vicente del Bosque (director de España) ante las críticas del primer partido perdido contra Suiza: "Siempre es mejor perder el primer partido, que el último"
5.La templanza logra más que la altanería. Equipos como Francia e Italia tuvieron que abandonar demasiado pronto (según la opinión de muchos). Argentina por su parte (y conste que era mi favorito) tuvo que sufrir la humillación pero no solo de Alemania, sino de haber llevado a uno de los directores más arrogantes. Maradona demostró ser un pésimo perdedor y que a mi parecer avergonzó a muchos Argentinos con sus berrinches. La lección en este sentido para los negocios es: ¿acaso el fin de todo es solo el dinero? ¿solo la gloria? o ¿el aplauso? Más que ello, el ganador es aquel que tiene control, que soporta la presión, que es humilde y que se hace grande en la medida que transmite seguridad a su equipo de trabajo. Salirse de casillas o arremeter contra la competencia o buscar mil culpables es tan solo una muestra de debilidad que no te llevará a ningún lado.