Sábado 30 mayo 2020

Logo Central America Link

Liberación energética

Viernes 28 enero, 2011


Rodolfo Dumas Castillo
La Tribuna,Honduras

No estamos seguros quién fue el primero en describir el petróleo como “el excremento del diablo”, pero quien haya sido definitivamente captó la esencia de esa negra sustancia que ahora parece indispensable para impulsar nuestras vidas pero que nos mantiene como rehenes de una factura eternamente ascendente, propulsada por la falta de políticas integrales de ahorro, programas educativos y conciencia de los consumidores.

Recientemente hemos escuchado algunas decisiones de nuestro gobierno que nos generan optimismo de que al fin podremos liberarnos de esa dependencia. Por ejemplo, se aprobaron, y esperamos que por fin se ejecuten, varios proyectos de generación de energía con recursos renovables, especialmente Jicatuyo, Llanitos y Patuca. 

En Honduras, deberíamos imitar los ejemplos de quienes entienden que el desarrollo depende en gran medida de su capacidad de sacudirse esa aflictiva dependencia mediante inversiones acertadas en infraestructura y tecnología. Ya en otras ocasiones hemos enfatizado la inversión que China destina desde hace muchos años a su red ferroviaria que ya excede los de 90,000 kilómetros lineales, con lo cual han logrado una movilidad de personas y carga que pocos países en el mundo pueden rivalizar y, por ende, una ventaja competitiva considerable. 

Igual de impresionante resulta ahora su inversión en carros eléctricos, de los que se ha propuesto ser el mayor productor para el año 2012. Israel ha adoptado con mucha agresividad la tecnología para aumentar su parque vehicular eléctrico, con inversiones significativas en las baterías utilizadas por estos y fijándose la meta de tener un parque vehicular libre de petróleo para el año 2020.  

Viendo ejemplos tan claros y contando ahora con un gobierno que se autoproclama como soñador, nos parece oportuno pedir que se invierta el tiempo, la atención y los recursos que sean necesarios para implementar estas alternativas en nuestra nación (en toda, no sólo una parte), creando el ambiente propicio y haciendo los llamados oportunos para que el mundo venga a la Honduras soñadora a invertir y a transferir esas tecnologías.

Leer más…