Viernes 17 septiembre 2021

Logo Central America Link

Los enemigos jurados del Estado de Derecho

Jueves 26 enero, 2012


Carlos Escorcia Polanco
El Nuevo Diario, Nicaragua

Si la oposición oligárquica antisandinista verdaderamente creyera en el Estado de Derecho, comenzaría por unirse al gobierno del presidente Daniel Ortega en su propuesta de un referéndum sobre la reapertura de la causa que Nicaragua ganó ante Estados Unidos en la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

Los autodenominados “sectores democráticos” han mostrado un olímpico menosprecio al histórico fallo que condenó la agresión de los “paladines de la libertad”, como llamaba Ronald Reagan a los contras.

En el discurso antisandinista brilla por su ausencia el fallo de La Haya y su resarcimiento de 17 mil millones de dólares. Mostrarle a la oligarquía el veredicto de La Haya es como mostrarle una Biblia a Satanás. Huyen de él como alma que se lleva el diablo.

Sabiendo que el presidente Bolaños se negó a negociar con Hugo Chávez, aprobaron una resolución negando toda deuda oficial con Venezuela. Aún así insisten en controlar el ALBA, olvidando los 17 mil millones de dólares, patrimonio del pueblo de Nicaragua.

Si creyeran en el Estado de Derecho, hubieran nombrado en tiempo y forma a los magistrados con período vencido. Pero por prejuicios políticos desestabilizadores pretendían crear un vacío de poder y dar la imagen de un “estado fallido” y un caos inexistente.

Deliberadamente no eligieron a los funcionarios con períodos pendientes de vencimiento, se automaniataron con acuerdos partidistas hoteleros, como Metrocentro II; intentaron paralizar dos poderes del estado y pretendieron destituir al presidente Ortega.

El presidente Ortega se adelantó a la maniobra emitiendo el decreto 3-2010, el cual neutralizó y efectivamente anuló los planes desestabilizadores de la oposición. Esta fue incapaz de revertir el decreto de Ortega por más que lo intentaron.

Leer más...