Domingo 25 agosto 2019

Logo Central America Link

Los lenes y su significado

Lunes 06 septiembre, 2010


Mario Antonio Sandoval
Prensa Libre, Guatemala

A QUIENES YA PASAMOS la quinta década de la vida, o sea tenemos entre 50 y cien años, la noticia de la muerte del centavo y la decisión de no imprimir más el billete de un quetzal nos causa una dosis de tristeza, porque de alguna manera termina para siempre la lejana infancia, cuando esos redondos doblones con la efigie de fray Bartolomé de las Casas servían y, de hecho, las utilizábamos para adquirir cosas.

No eran centavos: eran “lenes”. La palabra ha quedado en el tiempo, luchando para sobrevivir, pero ahora se refiere a dinero en general cuando se usa. Entonces, era una moneda, una posesión valiosa. Había también monedas de a dos len, más grandes, más pesadas, pero sobre todo su posesión otorgaba importancia.

LOS PATOJOS DE ENTONCES, la década de 1950 y la de 1960, teníamos en los lenes capacidad de compra. Una de esas moneditas nos permitía adquirir, por ejemplo, cuatro de los deliciosos dulcitos llamados cafés con leche, envueltos en papel de cera. Posteriormente, un cigarrito. Eran moneditas brillantes, y tener 10 de ellas en los bolsillos de los pantalones de lona permitía comprar una gaseosa –seis len— y dos cajetillas de chiclet’s, o pagar dos pasajes de las vetustas camionetas de esos entonces.

Y luego, los billetes de cincuenta centavos, de un quetzal, cinco, 10, 20 y cien. Tenía unos 12 años cuando vi por primera vez uno de estos. Eran gris oscuro. Los billetes eran elegantes y se sentían sólidos al tocarlos. El poder adquisitivo era enorme: con cien quetzales se compraban 250 galones de gasolina. Hoy, para adquirirlos se necesitan unos seis mil 750 quetzales. Imaginemos un billete de ese valor…

EN UN PAÍS DONDE EL BILLETE de mayor uso es el de cien quetzales, los recordados “lenes” ya no tienen cabida, en cualquiera de las monedas, o de las fichas, como aún se les llama. El billete de un quetzal, equivalente hoy a dos lenes de la época, también está como nuestra ave símbolo: en vías de extinción. Han pasado 86 años desde 1924, cuando las autoridades guatemaltecas decidieron crear el quetzal, una de las monedas más sólidas del continente americano, cuyo orgullo más grande fue haber tenido valor superior a la divisa estadounidense, en un breve tiempo a causa de la primera crisis del petróleo, por lo cual en viarias tiendas de artículos típicos decía “no se aceptan dólares”. Al decirle adiós a los lenes, me despido también de parte de mi vida.

Leer más…