Miércoles 19 junio 2019

Logo Central America Link

Los Q1,300 millones

Martes 17 agosto, 2010


José Alejandro Arévalo Alburez
El Periódico, Guatemala
 
 
Los ministros deberían trabajar juntos para lograr el reacomodo.
 
Transcurrió todo junio sin que el Ejecutivo remitiera al Congreso de la República la solicitud de ampliación del presupuesto del Estado para aprovechar, con la urgencia que las circunstancias demandaban, un préstamo del Banco Mundial contratado por el equivalente de Q680 millones.
 
Finalmente, la solicitud llegó en julio pero con 2 adiciones: Q120 millones de donaciones y Q500 millones que se supone, porque así lo ha defendido la cartera del tesoro, para pagar deuda externa con ingresos no presupuestados, según ha informado, provenientes de recaudación no prevista del Impuesto Sobre la Renta.
 
Transcurren casi 3 meses desde la erupción del volcán de Pacaya y las inundaciones provocadas por la tormenta Agatha y aún no hay acuerdo político para aprobar los Q1,300 millones que suman los rubros mencionados, especialmente por las suspicacias y dudas que originaron entre analistas y diputados los Q500 millones adicionales que no tendrían relación directa con el préstamo de emergencia y las eventuales donaciones.
 
Flaco servicio al prestigio del país ante la comunidad donante y ante el Banco Mundial fue haber mezclado los temas, cuando desde Washington rápidamente se pusieron a disposición del país los Q680 millones tomando en cuenta la magnitud de los daños y la urgencia de atender la emergencia, pero que el Ejecutivo y Legislativo llevan 75 días sin ponerse de acuerdo para atender a los damnificados e iniciar la reconstrucción. Los fondos están disponibles pero no se pueden usar: típico del infierno chapín.