Viernes 19 julio 2019

Logo Central America Link

Los retos del TPC

Miércoles 19 octubre, 2011


Ricardo A. Moreno
La Estrella, Panamá

El Tratado de Promoción Comercial entre Panamá y EE.UU., recientemente aprobado por el Congreso de EE.UU., representa el esfuerzo de varios gobiernos y jugará un papel importante en el desarrollo económico del país. Este tratado, con nuestro mayor socio comercial, es evidencia de que podemos lograr objetivos con visión de Estado, llegando a un consenso entre los distintos partidos políticos, organizaciones y gremios civiles y el sector privado. Luego de lograr su aprobación, más de cuatro años después de ser firmado y ratificado por nuestro país, nos corresponde implementarlo y aprovechar los beneficios que nos otorga tener acceso preferencial a la mayor economía del mundo.

Los países suscriben estos acuerdos para fomentar las relaciones comerciales y establecer un panorama claro para el intercambio de bienes y servicios. Para implementarlos, es necesario evaluar nuestros sectores productivos y prepararnos para competir en forma eficiente.

A pesar de que Panamá es un país abierto al comercio y de que ya ha suscrito varios acuerdos similares con otros países, surgen comentarios y argumentos cuestionando la falta de preparación que pudiese tener alguno de los sectores productivos de nuestro país para hacerle frente a la competencia global. He escuchado también advertencias, indicando que podríamos resultar perdedores si no realizamos las inversiones o ajustes adecuados. Considero que deberíamos enfocarnos en no perder las oportunidades comerciales que este tratado nos permite obtener y no en el resultado directo de la balanza de intercambio comercial. Los tratados comerciales no son un juego de suma cero, donde sólo existe un ganador y un perdedor. Por supuesto que habrá inversiones que se deberán llevar a cabo para competir en forma eficiente, pero, en términos generales, el gran beneficiado será el sector comercial y productivo que tendrá mejor acceso para exportar sus bienes. Además, se crearán puestos de trabajo en el sector privado, para satisfacer la demanda del mercado y los consumidores podrán adquirir ciertos bienes a menor costo.

Otra de las ventajas de los acuerdos comerciales es la creación de reglas más claras en el intercambio de bienes y servicios entre los países, lo que le permitirá a las empresas nacionales y extranjeras que producen y exportan bienes y servicios desde nuestro país acceder a un mejor financiamiento para realizar inversiones importantes, lo que redunda en beneficio económico para todos los sectores.

Leer más...