Miércoles 19 junio 2019

Logo Central America Link

Los varios aspectos de la codicia

Viernes 27 agosto, 2010


Carlos Eduardo Galán Ponce
La Prensa, Panamá
 
Este pecado capital no es un producto de las actuales generaciones ni exclusivo de parte alguna del universo. Nació con la humanidad. Solo que hoy, las políticas de globalización, de la desmesurada promoción al consumismo, unidas a la sumisión vergonzosa de gobiernos moralmente vulnerables han exacerbado el culto al dios dinero.
 
Con la venia de gobernantes carentes de todo nacionalismo, los poderosos intereses de países más grandes y desarrollados les han caído “en pandilla” a los más pequeños. Con todas las ventajas.
 
El dinero que para ellos es una bicoca, para cualquiera de nosotros es una fortuna, y encima los encargados de proteger nuestro patrimonio lo salen a mercadear.
 
Comprar el territorio nacional a trozos, a precios irrisorios para la capacidad económica de estos nuevos conquistadores, ha puesto “nuestra tierra”, la tierra que nos vio nacer, fuera del alcance de la inmensa mayoría de los nacionales.
 
Y se van regando por todo el país. Apoderándose de playas, islas, montañas, haciendas ganaderas, áreas comerciales. De todo. Y allí es donde se inicia la concentración de fortunas y la verdadera inflación. Porque del valor de la tierra depende directamente el costo de todo.