Lunes 19 agosto 2019

Logo Central America Link

Mejorando la competitividad

Jueves 23 septiembre, 2010


Federico Bauer Rodríguez
El Periódico, Guatemala
 
El socialismo es un sistema sociopolítico, y no un sistema económico, por la sencilla razón que su objetivo es mantenerse en el poder mediante el abuso de la retórica, y no buscar la asignación más eficiente de los recursos escasos. El socialismo carece del sistema de información de los precios de mercado, por lo cual el cálculo económico es imposible. El socialismo también carece de otros dos factores económicos indispensables: un sistema de incentivos (utilidades), y un sistema de competencia para que triunfen en el mercado los que mejor le sirven.
 
En Cuba, unos de los últimos ejemplos de este empobrecedor esquema, están haciendo otros cambios al sistema, en un vano intento por obtener los resultados del capitalismo dentro del sistema socialista. La solución ideal es aceptar el fracaso del modelo, como lo hizo China, e iniciar una migración hacia la economía de mercado.  En esta columna quiero tocar el tema de ese factor tan importante en una economía de mercado: la competitividad.
 
En un mundo globalizado los países tienen dos opciones: ignorar la Ley de Asociación (ventajas comparativas) y cerrar sus economías, convirtiéndose en sociedades autárquicas, o ingresar al concierto de naciones que tienen libre comercio, gracias al cual el nivel de vida de cientos de millones de personas ha mejorado de manera significativa. La economía mundial anual es de US$60 billones, lo cual equivale a casi US$10 mil anuales per cápita. En Centro América sólo Costa Rica está cerca de dicho promedio.
 
El  índice de competitividad del World Economic Forum, en AL, como siempre, tenemos a Chile en el puesto 30 a nivel mundial, gracias a los 30 años de recuperación económica dentro de un proyecto iniciado por los Chicago boys. Este proyecto económico ha sido respetado por los gobiernos democráticos de izquierda. En CA el mejor calificado es Costa Rica, puesto 56; Guatemala ocupa el puesto 78, y El Salvador el puesto 82.
 
Los parámetros que utiliza WEF son: fortaleza de las instituciones, infraestructura, macroeconomía, salud y educación primaria, educación superior, eficiencia en los mercados, eficiencia del mercado laboral, desarrollo de mercados financieros, avances tecnológicos, tamaño del mercado, negocios sofisticados e innovación. Las principales razones de nuestra pobre calificación, sobre un total de 139 países: en la calidad de nuestras instituciones somos el puesto 124. En salud y educación primaria somos el 96. En educación superior somos el 104. En eficiencia del mercado laboral somos el puesto 101. Continuaré la próxima.