Lunes 26 septiembre 2022

Logo Central America Link

México: ¿no puede más que mejorar?

Martes 15 noviembre, 2016


 

Con una presidencia de Trump amenazando con renegociar o incluso acabar con el acuerdo de libre comercio norteamericano y reducir los pagos de los trabajadores mexicanos en Estados Unidos a sus familias, y con los problemas internos crónicos de violencia y corrupción, los tiempos parecen difíciles para México.

En lo que respecta a las relaciones bilaterales, es poco probable que Estados Unidos abandone el Acuerdo de Libre Comercio de América del Norte.

Por otra parte, cualquier renegociación que afecte las exportaciones a Estados Unidos probablemente tendría un impacto en el empleo mexicano.

Incluso si México se resistiera a renegociar el Nafta, Estados Unidos podría restringir las importaciones de productos mexicanos, alegando que las fábricas que los producen violan las normas locales laborales o ambientales.

Entre 2009 y 2015, las exportaciones mexicanas a Estados Unidos superaron las exportaciones estadounidenses a México en más de $ 400 mil millones.

Luego está la amenaza de gravar las remesas - pagos enviados a casa por los mexicanos que trabajan en Estados Unidos.

En 2015, el valor de las remesas fue de $ 25 mil millones, superior al valor de la producción petrolera, e igual a más del 2% del PIB.

Cuando se trata de los asuntos internos, especialmente el tráfico de drogas, la retórica se ha ablandado, pero no la realidad.

Las autoridades mexicanas ya no se refieren a la "guerra contra los narcos", que el presidente Felipe Calderón declaró al principio de su presidencia en 2006, pero el nivel de violencia es casi el mismo.

México tiene al menos tres niveles de fuerza policial, todos afectados por los problemas de pobre capacitación y corrupción.

Mientras tanto, las fuerzas armadas, que se ven a sí mismas como responsables de defender el país contra los enemigos extranjeros, han mostrado poco interés en librar una guerra contra su propio pueblo.

En el frente político, el gobernador del Estado de Veracruz, Javier Duarte, el mes pasado renunció a su cargo y desapareció frente a denuncias de corrupción, así como de su participación en el asesinato de 12 periodistas durante su administración.

Duarte, junto con los ex gobernadores de Chihuahua y Sonora, dejaron un déficit de casi 100 mil millones de pesos ($ 5 mil millones), lo cual es mayor que el presupuesto de las fuerzas armadas para combatir el crimen organizado y aliviar los desastres naturales.

Con dos tercios de los mexicanos que no confían en los demás, según recientes encuestas, el futuro puede parecer sombrío.

Por otro lado, es posible que México no puede más que mejorar.