Viernes 16 abril 2021

Logo Central America Link

México y China: tendencia a la baja

Martes 20 noviembre, 2012


Las compañías chinas, en su mayoría estatales, están haciendo grandes inversiones en América del Sur, principalmente en las industrias de extracción.

Mientras tanto, las relaciones comerciales entre China y México son —de ser posible— cada vez peores, en parte porque la manufacturera china compite con México, que regularmente se queja del supuesto “dumping” de las importaciones baratas, incluidas los las estatuas de la Virgen de Guadalupe, a la venta fuera de la Basílica en la Ciudad de México.

En cuanto al sector de la extracción se refiere, la industria petrolera mexicana hasta el mes pasado ha sido un monopolio del Estado.

Tampoco las empresas chinas han demostrado interés en adquirir las compañías mineras mexicanas.

La relación comercial bilateral parecía más prometedora hace tres años, cuando el magnate de comercio y de medios de comunicación Ricardo Salinas anunció planes para construir los carros chinos en el estado de Michoacán, yendo tan lejos como para colocar la primera piedra de la planta. Pero el proyecto fue archivado posteriormente.

También problemática fue la construcción de una fábrica china de componentes electrónicos, que iban a ser exportados a Estados Unidos libres de impuestos, bajo los términos del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica.

Pero EE.UU. afirmó que las exportaciones de la planta no tenían derecho a ese trato preferencial, mientras que los dueños de la fábrica aseguraron que el gobierno mexicano nunca les ayudó a obtener las aprobaciones necesarias.

El resultado es que los funcionarios chinos han dicho a las empresas estar interesadas en invertir en México, que Pekín no iba a proporcionar el mismo nivel de apoyo, que a menudo ofrece a sus inversionistas en otros países.

El presidente electo, Enrique Peña Nieto, puede lograr un acercamiento con China, particularmente si tiene éxito en su plan de abrir el sector petrolero a la inversión extranjera.

Por ahora, al menos, la tendencia es hacia abajo.