Lunes 19 agosto 2019

Logo Central America Link

Minería en Honduras

Jueves 30 septiembre, 2010


Aníbal Delgado
La Prensa, Honduras

En las tierras más ricas mora la más cruel de las pobrezas; junto al oro, en todos los tiempos símbolo de fortuna, yacen los grupos humanos más abatidos por la pena y el desencanto. Me estoy refiriendo a las áreas donde se asienta la inversión minera. Quizás una de las actividades económicas donde se exhiben las más brutales formas de explotación del hombre y de la naturaleza en países como los nuestros sedientos de inversión, este cuadro asume características verdaderamente desastrosas.

Entre sorprendentes informaciones llama la atención y explica la crueldad de la agresión al hombre, al bosque, a las fuentes de agua y al entorno, y la excavación de esos horribles tajos de hasta un kilómetro de ancho y un kilómetro de profundidad: la concentración de oro en Centroamérica es baja y requiere una tecnología muy dañina para explotarla. Sólo para obtener una onza de oro, la cantidad necesaria para hacer un anillo, se requiere entre 5 y 20 toneladas de roca.

Son patéticas las gráficas de contaminación con cianuro que afecta la vida de centenares de mujeres, niños y trabajadores y la forma cómo los lagos, ríos, quebradas y cultivos de alimentos en el entorno absorben este veneno y el de otros metales pesados.

Los pueblos no han sido ajenos a la protesta contra estos negocios que llevan riqueza a los países ricos y dejan pobreza en los países pobres: en 2007 el gobierno de Guatemala incendió las chozas de comunidades indígenas en un desalojo forzoso promovido por las mineras. Ese mismo año, 2007, en Copán, el gobierno de Honduras reprimió en forma sangrienta una protesta de pobladores de comunidades victimadas por estas empresas.

No tengo a mano el dato de la cuantía del aporte de las mineras al producto nacional, pero sí estoy seguro que los daños superan con creces los beneficios, y que hay formas civilizadas y honestas para que la explotación minera sea factor de progreso y desarrollo humano.

Leer más…