Jueves 14 noviembre 2019

Logo Central America Link

Minería: Inversión y empleo

Miércoles 25 agosto, 2010


Santos Gabino Carvajal
La Tribuna, Honduras
 
La crisis internacional que colapsó las economías más fuertes del mundo; las ejecutorias populistas del régimen del “Poder Ciudadano” que incluyó el aumento exorbitante al salario mínimo; la crisis política que desembocó en los sucesos del 28 de junio del 2009, engendraron y crearon en nuestro país una situación tan caótica de cuyas implicaciones políticas, económicas, sociales e institucionales aún no nos recuperamos debido a que sus consecuencias directas provocaron desunión en la familia, inseguridad en todos los campos, delincuencia galopante, caída de la producción y de las exportaciones, despidos masivos de los trabajadores, cierre de empresas y como cresta de esta ola, el desempleo.
 
El propio ministro del Trabajo ha dicho que hay aproximadamente 1.5 millones de hondureños desempleados, si a esta cifra se suman los 1.0 millones de hondureños subempleados, estaríamos hablando que una enorme cantidad de hondureños necesitan un trabajo estable, permanente y bien remunerado para cubrir sus necesidades y las de su familia.
 
Esta situación obliga al gobierno, la empresa privada, gremios y organizaciones de toda índole a ser creativos, poner nuestro mayor esfuerzo, impulsar iniciativas, pasar del discurso a los hechos para generar empleo y más empleo, en la seguridad que si este grave problema no es resuelto en el menor tiempo posible, el país se verá en una vorágine de caos, violencia e inseguridad de resultados impredecibles, pero terribles para todos; más aún, si consideramos que hay fuerzas nacionales y extranjeras interesadas en que esto suceda.
 
En la minería, queremos aportar a la solución, los estudios especializados informan que Honduras es el país con mayor potencial minero en Centroamérica, nuestro suelo guarda depósitos metálicos de oro, plata, plomo, zinc, cobre, hierro y yacimientos no metálicos de caliza, mármol, pizarra, yeso, piedras preciosas, materiales de construcción y ornamentación, etc.; pero por ahora sólo están allí, enterrados, sin servirle a nadie, esperando la mano del hombre para convertirse en productos de utilidad para Honduras y los hondureños.