Viernes 22 noviembre 2019

Logo Central America Link

Modelo agropecuario

Martes 31 agosto, 2010


Juan Jované
Panamá América, Panamá
 
 
Entre los desaciertos del llamado “Plan Estratégico Nacional 2010 – 2014” se destaca, entre otros, la decisión de alejarse del concepto de seguridad y soberanía alimentaria y optar por la completa adhesión al modelo agropecuario industrialista, dominado por los grandes “Agribusiness”, que está guiado hacia el comercio exterior. 
 
Esta forma de organizar la producción del agro tiene, como lo demuestra la experiencia internacional, notables consecuencias económicas, sociales y ambientales. Desde el punto de vista del empleo se trata de una forma de producción tan densa en mecanización y en insumos industriales que precisa de una dotación de capital que supera las posibilidades de inversión no solo de los microproductores, sino que también de los pequeños y medianos productores, los cuales resultan desposeídos de la tierra y expulsados del sector. 
 
De acuerdo a Samir Amin de implantarse este modelo a escala mundial el número de desplazados del campo sería tan grande que se necesitaría de un crecimiento industrial continuo del 7% durante 50 años para poder generar un número de empleo equivalente a un tercio de los mismos. 
 
En relación al medio ambiente estamos frente a un modelo que por su extrema dependencia de los medios mecánicos, así como de los insumos vinculados con los combustibles fósiles, tanto para la producción como para la conservación y el transporte de larga distancia, resulta contradictorio con los requisitos de la sostenibilidad. Gracias a esta situación la agricultura ha pasado a ser la responsable del 30% del total de las emisiones de gases invernaderos. 
 
Se trata, entonces, de avanzar hacia una forma de agricultura que respete el derecho al trabajo, la alimentación y a gozar de un ambiente sano, tanto de la presente como de las futuras generaciones.