Miércoles 17 julio 2019

Logo Central America Link

Nada abona una confrontación con la empresa privada

Viernes 21 octubre, 2011


Rodrigo Aguilar Velasco
La Prensa Gráfica, El Salvador

En la XVIII Convención Nacional del partido FMLN previa a los comicios electorales del próximo mes de marzo se pronunciaron discursos que claramente, a mi juicio, van contra el desarrollo y el progreso del país.

Los altos dirigentes del partido tildaron a ANEP y FUSADES como enemigos acérrimos. Mal momento para una confrontación.

Este tipo de discursos impactan negativamente la evaluación sobre el clima de negocios que hay en El Salvador. Recientemente hemos sido testigos de cómo nuestro país viene perdiendo competitividad ante los ojos del mundo. Retrocedimos en el índice “Doing Business” del Banco Mundial y el “Índice de Competitividad Global” del Foro Económico Internacional. Y como si fuera poco, también hemos sido degradados en una publicación de la revista de negocios Forbes titulada “Los mejores países para los negocios”, pasando del puesto 76 en 2010 al 81 en 2011. Sin embargo, todo parece indicar que esto le es indiferente al partido de gobierno.

El desempleo es uno de los males que más aquejan a nuestra población según lo demuestran la mayoría de las encuestas. Me cuesta creer, por lo tanto, que a pesar de los niveles de desempleo que resiente el país, aún haya políticos que sigan empeñados en confrontar con la empresa privada. No se dan cuenta, o no quieren aceptar, que sin la empresa privada un país simplemente no puede aspirar a salir del subdesarrollo. Señores: la empresa privada de este país genera 700,000 empleos formales, lo que equivale al 79%. Exporta también 4 mil millones de dólares al año. ¿Les parece poco?

Creo oportuno mencionar que los países que han logrado salir del subdesarrollo en los últimos 50 años han sido países abiertos a la inversión y a la creación de empresas.

Singapur, Irlanda, India, Brasil y China entendieron que no se puede progresar sin inversión ya que sin ella no hay empleo, no hay recursos para el estado, y no hay desarrollo. Es importante recalcar que en estos países no jugó la ideología política, por lo tanto no hay que politizarlo. China se considera comunista. Brasil, una social democracia. Singapur, Irlanda e India tienen una economía abierta capitalista. Teniendo ideologías muy diferentes pusieron como común denominador el fomento a la inversión y a la empresa privada, y alcanzaron sacar de la pobreza a su población.

Leer más...