Viernes 18 octubre 2019

Logo Central America Link

Nada fácil

Martes 13 septiembre, 2011


Miguel Gutiérrez
Prensa Libre, Guatemala

Las recientes elecciones lanzan dos elementos centrales como resultado: el poder Legislativo para el próximo gobierno con un nivel de atomización mayor en término de tomas de decisión, es decir, cualquier toma de decisión requerirá un mayor esfuerzo de convencimiento y posiblemente mayores costos financieros, dadas las condiciones de opacidad y corrupción que rodean el Congreso de la República. Claramente se necesita del poder Legislativo para poder enderezar la política fiscal, legado del presente naufragio fiscal, tanto del lado de los ingresos, del gasto público, así como del reordenamiento de la deuda del Estado, es decir, que el poder Ejecutivo tendrá una necesidad explicita del Legislativo para no caer en caos económico en un par de años.

De tal cuenta pareciese que el único camino que queda es ordenar las finanzas públicas y hacer cualquiera de las reformas que se consideren prioritarias por el gobierno entrante que sea su insignia, de forma muy rápida y sin tantos vientos encontrados.

El tema fiscal inevitablemente se tocará, pero el gobierno tendrá una ventana muy corta para introducir otro tipo de reformas que podrían ser su bandera.

Desafortunadamente en el país existen pocos consensos sobre qué podría ser prioritario y poca discusión; y es que de los planes (así los han llamado aunque no llenen tales características) la forma más apropiada de calificarlos es: gaseosos. Las propuestas o “planes” así llamados asemejan más a un pliego de peticiones, “aumentar la competitividad” …. “estabilidad macro”….”mejorar la justicia y seguridad”…. “crecer” …“impulsar cualquier cosa:…. Etc… etc… etc”.

Sería demasiado cruel y fácil destruir párrafo a párrafo los planes de los partidos contendientes, por gaseosos y superficiales. Un plan tiene un cronograma, que asume una línea de conducción, que asume acciones y políticas; nada de eso se ve.

Leer más...