Martes 22 octubre 2019

Logo Central America Link

Ni plagiario ni tránsfuga

Jueves 08 septiembre, 2011


Alvaro madrigal
La República, Costa Rica

Sí, don Mario Echandi fue electo diputado a la Asamblea Legislativa por un partido “superminoritario” y por subcociente. No tardó mucho en destacarse como inteligente, hábil, estudioso, valiente parlamentario capaz de salir al paso del autoritarismo y desplantes políticos de un Poder Ejecutivo que manejaba a su antojo a una bancada de dos tercios del total del Parlamento.

Quienes creyeron que sería un diputado sin pena ni gloria se equivocaron. Su indisputado liderazgo lo puso a la cabeza de una oposición, clara y firme en las metas trazadas para rescatar al país de la arbitrariedad. Tras la invasión de 1955 y por una pasión visceral que incluso alimentaba el extremismo de su eliminación física, Echandi fue acusado de traición a la patria y por poco linchado en las calles.

Insostenible el expediente al que no se apersonó por estimarlo una patraña, la declaratoria de traidor fue revocada también con votos del mismo grupo que la había prohijado. En ese clima de odios y envidias no era de extrañar que se intentara desconocer su triunfo electoral y que quienes querían gobernar desde la Asamblea haciendo mangas y capirotes con el presupuesto, restringieran sus gastos de representación y lo obligaran a declarar a la Contraloría hasta la pasta dental consumida. Poco a poco fue cayendo semejante irracionalidad, convencidas las cabezas sensatas de que el Presidente era un hombre de ley e inexpugnable honradez.

Leer más...