Miércoles 11 diciembre 2019

Logo Central America Link

No cooperación

Martes 14 septiembre, 2010


Juan Jované
Panamá América, Panamá

Si algo ha permitido el actual gobierno, caracterizado por el dominio directo y sin intermediación de la cosa pública por parte de una fracción de los intereses económicos dominantes del país, es dejar claro que la política neoliberal que practica no es más que la utilización, en forma directa y ahora plenamente evidente, de los poderes del Estado con el fin de asegurar los mayores beneficios monetarios posibles para dicha fracción. 

Además, como subproducto de lo anterior, también ha permitido demostrar que los partidos políticos tradicionales, que hasta hace poco administraron las instituciones públicas, no son más que organizaciones manejadas por la mal llamada “clase política”, la cual no ha sido más que un grupo corrupto de administradores subrogados de los intereses de los sectores económicamente poderosos locales y externos.

En este escenario se abre la posibilidad de organizar y desarrollar un proyecto político, económico y social alternativo que dirija al país hacia una nueva realidad sostenida en una profunda democracia, así como en la práctica de la justicia social y del desarrollo ambientalmente sostenible. El sujeto capaz de poner en movimiento este proyecto estaría dado por la organización de la mayoría de la población que ha venido sufriendo la explotación, el despojo y la desposesión que surge de la actual política gubernamental. 

Se trata de una amplia alianza en la que participarían los trabajadores que vienen siendo despojados de sus derechos, los pobladores del campo y los pueblos originarios que están siendo desposeídos de sus recursos naturales, los pequeños y medianos productores del campo que trabajan para el mercado interno, los gremios de educadores que promueven la educación integral y democrática, los funcionarios públicos que luchan por la sindicalización, los activistas de los derechos humanos y el movimiento feminista, entre otros.

La forma natural de lucha de un movimiento como el que se comenta se encuentra, por razones éticas y prácticas, en el método de la no violencia activa. Este contiene entre sus elementos fundamentales el conocido principio de la no cooperación, al que Gandhi se refirió señalando que “la no cooperación con el mal es un deber sagrado”. Esto significa en la situación actual de Panamá entender que la cooperación con un régimen que promueve el autoritarismo, la injusticia social y el daño sistemático a la naturaleza representa una indebida colaboración con un proyecto carente de ética y de humanidad. 

Leer más…