Lunes 18 noviembre 2019

Logo Central America Link

No sólo la cuestión de “Mel” es ambigua

Jueves 10 junio, 2010


Marcio Enrique Sierra Mejía
La Tribuna, Honduras


Para el Presidente Porfirio Lobo la intolerancia de Manuel Zelaya ha llegado a su límite. Sin embargo, a mi entender, “Mel” prolongará su actitud impertinente de corte político descomedido para llamar la atención al nivel internacional. No le queda otra alternativa más que atizar el fuego que con gusto hace amparándose en el apoyo que le están brindando sus aliados de extrema izquierda, aglutinados alrededor del bloque socialista encabezado por Hugo Chávez, el cual sigue la línea dictada desde Cuba.

Lo ambiguo del caso de “Mel”, es que aún cuando camina con la sombrilla del socialismo, proclamado por sus “nuevos amigos del sur, a lo interno, tanto de sí mismo como de sus correligionarios liberales, no dan indicaciones contundentes de su salto ideológico hacia la doctrina socialista de una vez por todas. Está aplicando una jugada de “coyote con disfraz de conejo” para embobarnos.

Quienes hemos conocido en algún momento a Manuel Zelaya entendemos su ambigüedad ideológica. La cual se ve en varios de sus adeptos que son unos grandes burgueses que lo que buscan en realidad es mantenerse escondidos bajo una actitud populista degustando la fortuna. Es que para ser un genuino socialista, no basta con proclamarlo desde una trinchera cómoda, hay que demostrarlo desde la incomodidad de la cotidianidad que la praxis revolucionaria exige.

Ser socialista en el tiempo actual no se ve fácil ni atrayente si lo analizamos desde la perspectiva moral. Hoy por hoy, el liderazgo del movimiento socialista latinoamericano está muy cuestionado porque no hay congruencia entre lo que se proclama teóricamente y lo que se practica en la vida privada. Al final de cuentas, se utiliza la riqueza doctrinaria del socialismo y la efectividad de la aplicación de la dialéctica materialista para llegar al poder y hacer lo que cualquier político burgués haría: Acumular millones y disfrutar el encanto de la vida burguesa.

Se están aprovechando de las condiciones en que viven las masas de población en pobreza y extrema pobreza para, desde el poder, manipularlos en contra de grupos empresariales burgueses de extrema derecha que proclaman un capitalismo, cuyos resultados lo que muestran, es el aumento de la pobreza y la corrupción. No se advierte que la salida del atraso sea mejor por la vía socialista pero tampoco que la vía capitalista signifique la solución.

Leer más…