Martes 18 febrero 2020

Logo Central America Link

Nuevo siglo, nuevas guerras

Lunes 03 enero, 2011


David García Martín
El Nuevo Diario, Nicaragua

Hace tiempo que acabó el heroísmo del guerrero que salía a batirse al campo de batalla. Hoy la tecnología ha avanzado tanto que los aviones no necesitan tripulación y son dirigidos a miles de kilómetros por militares sentados cómodamente en su sillón, robots que combaten con pistolas láser como en las películas de ciencia ficción, y máquinas de máxima precisión tras una mirilla donde antes había una conciencia humana. Es la tecnificación de la guerra amparada en la “efectividad y la seguridad”. Es la ciberguerra.

Los ejércitos saben que usar robots teledirigidos o con inteligencia suficiente para moverse de forma autónoma por una zona en conflicto es la mejor forma de proteger a sus tropas, pero también es una manera de perderles el respeto a las consecuencias que provocan estas guerras e “iniciarlas con mucha facilidad y con costes mínimos”, afirma Wendell Walach, académico del Centro Interdisciplinar de Bioético de Yale.

Con un campo de pruebas como Irak y Afganistán y un presupuesto de 750.000 millones de dólares en Defensa, Estados Unidos y su economía de guerra benefician a numerosas corporaciones que se lucran con el negocio de las armas y sus nuevos inventos. Ya en el año 2001, el Congreso de Estados Unidos encargó al Pentágono que, para el año 2015, un tercio de los vehículos que se usan para el combate terrestre se manejasen con control remoto, informa The New York Times.

La guerra nuclear es una alarma que siempre está presente y, salvo los sobresaltos de Irán, Pakistán y Corea del Norte, la situación internacional parece relativamente controlada. En un intento de hacer creer a la opinión pública que la carrera armamentística está en un lento proceso de desmantelamiento, Estados Unidos y Rusia han llegado a acuerdos de reducción de cabezas nucleares. 

A pesar de esto, el presupuesto anual de la potencia norteamericana se ha visto incrementado en 31.000 millones con respecto al año 2010. Por otro lado, no se habla de las incipientes armas biológicas. Pero, ¿significa esto que las grande potencias han decidido tomar la vía pacífica y de no proliferación de armas? Improbable. Según los expertos, los escenarios están cambiando. 

Leer más…