Sábado 6 marzo 2021

Logo Central America Link

Panamá contra el mundo

Martes 05 agosto, 2014


 

El dominio del Canal de Panamá como vía interoceánica de América Latina enfrenta otro desafío.

Las huelgas de trabajadores y disputas contratistas han retrasado su proyecto de expansión hasta el próximo año.

Los rumores de un Supercanal de Nicaragua, así como las empresas navieras que están optando por rutas alternativas, son otros dolores de cabeza.

Ahora, el gobierno chino se ha comprometido a ayudar a construir un ferrocarril que una el Atlántico y el Pacífico desde Perú a Brasil, tras una gira en julio pasado a Argentina, Brasil, Venezuela y Cuba del presidente Xi Jinping.

Los planes para el ferrocarril se confirmaron en septiembre pasado después de un acuerdo entre Perú, Bolivia y Brasil, con el objetivo de impulsar el comercio, así como dar acceso a Bolivia al mar.

El anuncio se produce un mes después de que Nicaragua dio a conocer la ruta para su propuesto canal de $40 mil millones.

El consorcio a cargo de la construcción del canal, HKND, con sede en China, dijo que el canal tendrá 278 kilometros de longitud, de los cuales 105 kilometros pasarán a través del Lago Nicaragua.

El proyecto incluye obras que HKND dice que son esenciales para el canal: un puerto del Caribe, otro en el Pacífico, una zona de libre comercio, un complejo turístico, un nuevo aeropuerto, y varias nuevas carreteras.

Por su parte, Maersk, la naviera más grande del mundo, en marzo pasado anunció que iba a cambiar del Canal de Panamá a Suez, que puede recibir barcos grandes.

Además, las tarifas del Canal de Panamá se han triplicado en los últimos cinco años a $450 mil por el paso de un buque cargado de 4.500 contenedores, dijo el CEO de Maersk, Soren Skou.

Los funcionarios panameños en mayo pasado recortaron en $2,6 mil millones su pronóstico de los ingresos del canal para el periodo 2015-2018.

La vía, que este año celebra su 100 aniversario, se ocupa de un 6 por ciento del tránsito marítimo mundial.