Viernes 18 octubre 2019

Logo Central America Link

Pasos para poner una inmobiliaria

Jueves 05 agosto, 2010


Muchos creen ingenuamente que poner una inmobiliaria se reduce al simple hecho de establecer contactos entre propietarios y potenciales compradores de inmuebles obteniendo por ello jugosas comisiones.
 
Sin embargo, implica mucho más que esto y si bien la profesión de corredor de bienes raíces es un trabajo bastante duro, también puede ser el principio de una lucrativa carrera en este segmento de negocios.
 
Una empresa inmobiliaria de hecho brinda distintos servicios cuyo éxito se basa en las habilidades de los corredores inmobiliarios también llamados Realtors o Brokers con algunas diferencias específicas quienes asesoran tanto a compradores como a vendedores en el proceso de compra-ventas de bienes inmuebles.
 
Hablaremos sobre el trabajo de los corredores de bienes raíces y de las habilidades que se deben desarrollar para lograr grandes negocios:
 
Habilidades de ventas: un corredor de bienes raíces debe ser un experto en ventas, con la capacidad de persuadir a sus clientes a tomar decisiones acertadas.
 
Persistencia: Un broker es una persona persistente, trabajadora, incansable que dedica muchas horas en el día a encontrar al cliente adecuado. 
 
Agilidad para enlazar contactos: Como el mismo nombre de la profesión lo sugiere, los corredores de bienes raíces están constantemente corriendo de un lado a otro, mostrando propiedades, informándose sobre posibles compradores, analizando a la competencia y obteniendo siempre los mejores beneficios para sus clientes. 
 
Son Pacientes: Los asesores de ventas inmobiliarios no tienen un horario específico. Tampoco tienen días de descanso estipulados pues siempre están a la orden cuando el cliente los requiere o cuando el cliente tiene tiempo disponible.
 
 
Espíritu de Servicio. Los mejores corredores saben que en este negocio solo ganan aquellos que saben servir. La gente no está dispuesta a arriesgar su dinero en inversiones que no valgan la pena y depositarán su confianza solo en aquellos profesionales que sepan transmitir confianza y un espíritu de servicio en la labor que realizan.
 
Son Automotivados: Los Realtors exitosos saben que no siempre los negocios se logran o no siempre se cierran en las condiciones deseadas. A veces también se pierde y cuando se le ha dedicado mucho tiempo a atender a un cliente y brindarle toda la asesoría necesaria, esto puede ser un golpe bajo. 
 
 
Sin embargo, no todo el mundo tiene la resistencia suficiente para sobrevivir en este trabajo. Pensar que es fácil y que con solo dedicar unas pocas horas a la semana estarán pronto viajando en autos del año es la ilusión más grande que puede existir.
 
Así que el primer paso en el proyecto de poner tu propia inmobiliaria es conocer acerca del trabajo de corredor o agente de bienes raíces, tener experiencia en el ramo o bien estar dispuesto a conseguir a los mejores Realtors del mercado, lo cual no es una tarea fácil ni "barata".