Martes 20 agosto 2019

Logo Central America Link

Patología fiscal (I)

Lunes 12 julio, 2010


Juan Héctor Vidal 
La Prensa Grafica , El Salvador 
 
Como si no tuviéramos ya suficientes problemas, Fitch nos acaba de dar otra noticia desalentadora. Bueno, la verdad es que desde hace tiempo nos viene advirtiendo que el deterioro de la salud fiscal es cada vez más evidente, al punto que el último resultado dado a conocer la semana pasada en Nueva York ya insinúa lo que los médicos llamarían “pronóstico reservado”.
 
Analógicamente, ¿cómo debe compararse la salud de un paciente en un estado precario y una sanidad fiscal cada vez más comprometida? Un ejemplo sería el de una persona con una enfermedad a la que están expuestos todos los hombres que pasan de los cuarenta años y un país que está en riesgo de caer en un default.
 
 Si a aquel no se le da el tratamiento adecuado en el momento oportuno, lo más seguro es que fallezca más temprano que tarde, pero antes los médicos seguramente le habrían recomendado a su familia brindarle “calidad de vida” para hacer más apacibles sus últimos días. A un gobierno, en cambio, lo normal es que se le recomiende ajustar sus cuentas para no caer en la insolvencia.
 
Por supuesto que la persona enferma puede entender que la calidad de vida consiste en aprovechar al máximo el tiempo que le queda, yéndose de farra todos los días, especialmente si dispone de dinero y además tiene la convicción de que el más allá no existe. El gobierno a su vez puede entender que las recomendaciones se sintetizan en que puede seguir en lo mismo, siempre que encuentre a alguien que le pague la cuenta.