Viernes 22 enero 2021

Logo Central America Link

PMA y BCIE suman esfuerzos contra cambio climático

Martes 02 octubre, 2012


El PMA y el BCIE promueven proyecto regional para establecer estrategias de reducción de riesgo en la región.

Tegucigalpa, 2 de octubre del 2012 - El Programa de Mundial de Alimentos (PMA) y el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) inauguraron hoy el Taller “Proceso de Reducción de Riesgo de Desastre/Adaptación al Cambio Climático y Seguridad Alimentaria: La Agenda de Resiliencia para Centroamérica”.

En las instalaciones del BCIE se congregaron expertos en el manejo de emergencias y cambio climático con el fin de que los técnicos de los gobiernos e instituciones del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), consoliden una alianza entre las diferentes entidades para hacer un frente común que permita elaborar un Plan de Acción para contrarrestar el impacto del cambio climático, reducción de riesgos de desastres y promover la resiliencia o capacidad de las personas vulnerables, entre las comunidades del Corredor Seco en la región a mejorar sus condiciones de vida.

El Corredor Seco es el área más seca y común de los cuatro países centroamericanos (CA4), donde viven 8.6 millones de personas y casi un millón de pequeños productores de granos básicos (agricultura de pequeña escala). Las sequías causan pérdidas de cultivos y semillas y fomentan la inseguridad alimentaria y la malnutrición. Reducen las oportunidades de empleo, producen disminuciones en los ingresos y aumentan la migración y las pérdidas de ganado.

Como el banco de desarrollo de la región y que promueve la mejora en la calidad de vida de los centroamericanos, el BCIE ha impulsado los siguientes proyectos: Productos en las Cadenas de Valor y Acceso a los Mercados (PROCAVAL); el Programa de Desarrollo de los Sistemas Productivos Agrícolas, Pesqueros y Forestal en Territorios de la Región Autónoma del Atlántico Norte y Región Autónoma del Atlántico Sur de Nicaragua, y el Programa de Fomento a la Productividad Agropecuaria Sostenible de Nicaragua (PFPAS), beneficiando a más de 33,603 familias de productores y promoviendo más de 15,022 nuevos empleos.

En El Salvador, el BCIE impulsó el Plan de Agricultura Familiar y Emprendedurismo Rural Para la Seguridad Alimentaria y Nutricional (PAF), el cual apoyó el trabajo de 395,000 productores.

En Honduras el BCIE respaldó la implementación del Proyecto de Modernización de Riego del Valle de Comayagua (PROMORCO), beneficiando a más de 1,222 familias en el Valle de Comayagua, que actualmente exportan su producción a los mercados internacional y nacional. Actualmente el BCIE contribuye con el Proyecto de Mejoramiento de la Competitividad (PROMECOM) en el departamento de Yoro, en Honduras, beneficiando a más de 15,000 familias. Recientemente se aprobó el Programa de Desarrollo Agrícola Bajo Riego, con cobertura en 11 departamentos, que incluye la rehabilitación de los Distritos de Riego de Selguapa y San Sebastián, y la construcción de los sistemas de riego de Olomán y Sulaco, beneficiando a más de 4,358 familias.

Por su parte, el PMA en Honduras implementa el programa Agroforesteria y de Adaptación al Cambio Climático que se centra en soluciones sostenibles que lograrán en el mediano y largo plazo: a) proteger el medio ambiente en zonas vulnerables (manejo de microcuencas) y; b) diversificar los medios de vida de la población vulnerable, con árboles frutales y otras plantaciones, así como técnicas de conservación del agua. Las actividades de este proyecto incluirán el establecimiento de viveros, de árboles frutales y de huertos domésticos, mediante iniciativas de transferencia de alimentos condicionadas para la generación de activos a nivel comunitario. Los beneficiarios seleccionados serán los pequeños propietarios de tierras en ambientes de las microcuencas degradadas, con alta inseguridad alimentaria.

Parte esencial del mandato del Programa Mundial de Alimentos (PMA), de las Naciones Unidas, es invertir en medidas de prevención y mitigación esenciales para prevenir el hambre. La Política sobre Reducción y Gestión del Riesgo de Catástrofes del PMA (2011), tiene como objetivo la construcción de resiliencia, asegurando un estado de seguridad alimentaria a las personas más vulnerables, reduciendo al mismo tiempo el riesgo ante catástrofes, protegiendo y mejorando sus medios de subsistencia.