Viernes 25 septiembre 2020

Logo Central America Link

Política de Panamá: arriba

Jueves 08 mayo, 2014


 

La elección la semana pasada de Juan Carlos Varela como presidente, podría ser un importante paso adelante para Panamá.

O podría ser más de lo mismo.

En el escenario positivo, Varela ayuda a que los pobres reciban una buena educación, así como una adecuada atención médica.

Uno de cada tres panameños actualmente vive por debajo de la línea de pobreza.

Encontrar el dinero no es un problema.

Una lucha contra la corrupción - una de las principales promesas de campaña de Varela - produce miles de millones de dólares cada año para los servicios públicos.

Varela además convence a los empresarios panameños a pagar más impuestos.

Como el mayor productor de licores de Panamá, Varela es creíble entre la gente de negocios.

Además, hay dinero en Panamá en general.

Sólo China durante los últimos diez años ha tenido tasas de crecimiento económico comparables a las panameñas.

Se trata de uno de los centros de transporte más importantes del mundo, incluyendo el canal, y un aeropuerto con más conexiones latinoamericanas y caribeñas que cualquier otro.

La Ciudad de Panamá es además el centro financiero segundo más grande de América Latina, después de Sao Paolo.

En la versión negativa, pocos panameños están de acuerdo en pagar más impuestos.

Varela no puede obligarles a pagar.

Su partido cuenta con tan solo 12 de los 63 escaños en el Congreso.

Al final, nadie libra de forma seria la guerra contra la corrupción, tampoco el propio Varela, que durante los últimos dos años atacó lo qué él llama un fraude sistemático en el sector público, pero cuyas raíces están en el mismo sistema.

Sin embargo, en vísperas de una nueva administración, Varela debe recibir el beneficio de la duda.

El nuevo presidente asumirá el 1 de julio.