Lunes 14 octubre 2019

Logo Central America Link

Puerto Monkey Point y ferrocarril interoceánico

Viernes 16 septiembre, 2011


Fernando Bárcenas
El Nuevo Diario, Nicaragua

El proyecto de construir un puerto en Monkey Point, y un ferrocarril interoceánico, que permita el tránsito de mercancías entre el Atlántico y el Pacífico, yace, desde siglos, como un expediente inútil entre ilusiones muertas.

Hace ciento cuarenta y ocho años, el gobierno de Nicaragua autorizó a la Marina Real Británica, en 1863, a construir un ferrocarril que uniera Monkey Point con El Realejo. Algunos banqueros ingleses, juntando monedas, llegaron tan sólo al 25 % del monto requerido.

El Almirante inglés, Bedford Pim, oficial de la Armada Real, explorador ártico, asesor legal de litigantes, con una extraordinaria visión integral, sumamente escrupuloso en su profesión de expedicionario, al servicio del capitalismo inglés en expansión, escribe, en 1863, un interesante informe sobre Nicaragua, titulado “The Gate of the Pacific”. En él describe un plan de desarrollo, cuyo eje estratégico sería el transporte de mercancías por un ferrocarril interoceánico que uniría Monkey Point con El Realejo.

Pim parece haber encontrado, en Nicaragua, una potencial riqueza exuberante, con una importante ruta comercial, cuya ventaja estratégica radicaría en el tiempo reducido de tránsito de las mercaderías, que, según dice: “no logran ver aquellos que ahora gobiernan esta tierra, y que parecen tener dificultad en cualquier acción independiente por sí mismos”.

No obstante, en 1883, veinte años después, con esfuerzo propio de la nación, se habían logrado construir 58 millas de línea férrea, que unieron a Chinandega y León, con seis locomotoras en servicio. Esta sección tomó el nombre de División Occidental. La línea entre Managua y Granada, bajo el nombre de División Oriental, fue construida entre 1883 y 1887, con una extensión de 31 millas. Las 90 millas de ambas Divisiones se construyeron a un costo superior a los dos millones de pesos oro. La División Central, que uniría a las Divisiones Oriental y Occidental entre sí, en el punto llamado la Cuesta del Reloj (cuyo nombre proviene de un reloj de sol, grabado a inicios de la Colonia en una gran piedra, entre Mateare y Nagarote), fue inaugurada por Zelaya en 1902, con una inversión de quinientos mil pesos oro.

Leer más...