Domingo 1 agosto 2021

Logo Central America Link

Punto de inflexión para reforma petrolera mexicana

Lunes 21 marzo, 2016


 

El Presidente de México, Enrique Peña Nieto, recibió el premio "Logro global", el equivalente en la industria del petróleo de los Oscar, como parte de la Conferencia de Energía CERAweek del IHS, celebrada el mes pasado en Houston.

Pero en México, persisten las dudas sobre un plan para hacer productivo el sector energético, mediante la atracción de las empresas internacionales con conocimiento especializado, para el desarrollo de los recursos de aguas profundas potencialmente significativos.

Una subasta de varios grandes bloques submarinos se llevará a cabo en diciembre.

Mientras tanto, las subastas celebradas el año pasado por el derecho de explotar varios nuevos bloques convencionales, atrajeron poco interés en el extranjero, en parte debido a los bajos precios internacionales, pero también por la legislación del sector, que tiende a desalentar a los inversores extranjeros, incluyendo una norma que dice que solo un mexicano tribunal puede resolver una disputa entre una empresa extranjera y el gobierno.

La mayoría de los países acepta el arbitraje internacional como mecanismo de resolución de conflictos.

La estatal Pemex, en teoría podría explorar las zonas de potenciales recursos y - si se encontrara algún depósito comercialmente viable - explotarlo.

Sin embargo, ni la administración de Peña Nieto ni ningún inversor privado ha estado dispuesto a fortalecer Pemex, que no tiene ni los recursos financieros ni técnicos, con los que podría desarrollar las nuevas posibles fuentes.

El sector mexicano de petróleo y gas en 2015 se abrió a la inversión privada – sea nacional o extranjera - después de un monopolio estatal de 77 años.

Durante la última década, la producción petrolera de las fuentes convencionales mexicanas se redujo de 4 millones de barriles diarios a 2,5 millones de barriles.