Viernes 17 septiembre 2021

Logo Central America Link

Pymes piden fondos para afrontar alza de salarios

Jueves 19 enero, 2012


HONDURAS/ La Prensa - Ante la amenaza que supone el ajuste al salario mínimo decretado la semana pasada, el sector de la micro, pequeña y mediana empresa ha aprovechado una vez más para pedir apoyo financiero como una forma de compensar el impacto en sus finanzas.

En los últimos años, la mipyme ha sido uno de los grupos más vulnerables ante los ajustes realizados en el salario básico que se paga a los trabajadores. En muchos casos, los empleadores se ven en la necesidad de reducir su personal al no poder costear los salarios de todos; en otros casos, llegan a un acuerdo común para ajustar el salario de acuerdo con sus posibilidades, arreglo que los trabajadores aceptan a fin de conservar su empleo.

¿Cómo se las arregla la pequeña empresa para afrontar el reto del salario mínimo? “Hemos tenido que reducir el consumo de energía y agua. Por eso se ha ido la maquila, por los altos costos de energía; por eso las microempresas hemos tenido que reducir personal. No podemos seguir con tarifas altas y salarios altos que no compensan”, comentó el microempresario Alan Valle.

Por otro lado, Victorino Carranza, presidente del Gremio de la Micro y Pequeña Empresa, Gremype, comentó que “no nos oponemos al salario mínimo. Todos necesitamos un incremento cada año para que podamos comprar la canasta básica que ya no la podemos comprar”, por lo que este dirigente pide que por una parte, los productores de alimento no aumenten indiscriminadamente los precios, que terminan por diluir el aumento sin producir ningún beneficio. Por otra parte, si se desbloquea el acceso de la pequeña empresa a recursos con bajas tasas de interés, tal impulso les permitiría compensar el impacto salarial, por cuanto les permitiría desarrollarse y crecer. “No hemos tenido nunca un financiamiento al 7%, que con eso sí podemos competir. Otra cosa, que se olviden de la Central de Riesgos”, pidió Carranza.

Efraín Rodríguez, presidente de la Asociación Nacional de la Mediana y Pequeña Industria, explica que aunque la mayor parte del sector cae dentro de la categoría con el menor ajuste salarial (5.6%), todavía les supone un duro golpe si se toman en cuenta otros factores adicionales. “Si al porcentaje de aumento le sumamos los colaterales como el catorceavo, aguinaldo, se nos eleva el costo de mano de obra en 8-10%. Nos preocupa la situación económica del país, no vemos desarrollo y la inversión se mantiene estancada y eso sí nos va a venir a afectar”, dijo el directivo de Anmpih, quien visualiza un escenario en el que se pudieran perder a corto plazo hasta 10,000 puestos de trabajo. “Depende de cómo se comporten las ventas”, dijo Rodríguez.

La microempresa organizada ha pedido un trato diferenciado en la cuestión salarial, sin embargo este aún no le ha sido otorgado y mientras que la ley del sector prevé un importante componente de ayuda, el Estado no cuenta con los fondos para implementarlo.
En su mejor momento, el negocio de Valle llegó a tener hasta 13 empleados, pero en los últimos años ha tenido que desprenderse de cinco de ellos. “En este momento tengo ocho empleados, pero con el ajuste, ya no voy a poder mantenerlos”, dice con preocupación.

Fuente: La Prensa