Domingo 26 mayo 2019

Logo Central America Link

Rajoy e Iberoamérica

Lunes 28 noviembre, 2011


Danilo Arbilla
La Prensa, Honduras

El cambio drástico decidido por el electorado español es difícil que se refleje, tan así y en todos sus extremos, en el relacionamiento entre España e Iberoamérica.

Lo que se tiene respecto al punto es lo que dijo Mariano Rajoy como candidato del PP, de que habrá de darle “una gran prioridad a Iberoamérica” y que tratará de mejorar las relaciones existentes y de incrementar las exportaciones españolas hacia la región. Eso, diríamos, en lo que hace al tema comercial en el que priva el “pragmatismo” con el que muchas veces se trata de justificar cosas que desde el punto de los principios -los democráticos- son injustificables.

Rajoy fue más claro respecto a Cuba al señalar que en la isla “quiere” democracia, libertad y derechos humanos, que es, añadió, lo que quiere “todo el mundo”. Dijo además que espera que los que mandan en Cuba, “desde tiempo inmemorial” propicien “un cambio de verdad, porque así no se puede continuar mucho tiempo”.

No opinó ni ha opinado, en cambio, sobre los regímenes de Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua a los que el gobierno socialista ha festejado bastante, y a los que, en particular los dos primeros, el propio Estado español, con los reyes a la cabeza, ha dado un gran respaldo.

Hay todavía muchas incógnitas por despejar y los pocos mensajes conocidos tras la elección no ayudan mucho: expertos en asuntos latinoamericanos del PP ya hablan de que en Cuba se está operando una apertura -lo que decían Rodríguez Zapatero, Moratinos y su sucesora- por lo que no habría que cambiar mucho de política. Se menciona la necesidad de revitalizar las “cumbres iberoamericanas”, una fórmula en franco deterioro, que de muy poco ha servido a no ser para temas comerciales que han interesado a España, para incentivar el sentimiento anti EE UU existente en la región, apoyar a Cuba, condenar el “embargo” -al que llaman “bloqueo”-, emitir desequilibradas declaraciones sobre terrorismo y otras decididamente hipócritas sobre democracia acomodadas a sus miembros, entre los que están los Castro y Chávez.

Leer más...