Lunes 16 septiembre 2019

Logo Central America Link

Reforma tributaria y zonas francas

Lunes 10 octubre, 2011


Alberto Trejos
La Nación, Costa Rica

En días pasados, el Gobierno y don Ottón Solís llegaron a un acuerdo que hace inminente la aprobación de una reforma tributaria. Aunque en general desconfío de ambos partidos involucrados en este acuerdo, reconozco un paso positivo en que sus líderes puedan dialogar constructivamente –otrora no podían– y en buena parte de lo que el proyecto contiene. La situación fiscal del país es complicada, y en ausencia de medidas tributarias sería insostenible.

Luego de un cuarto de siglo de superávits primarios, e incluso de alcanzar el superávit financiero a mediados de la década anterior, el país logró con mucha dificultad quitarse de encima la deuda que le explotó en las manos en 1980. La crisis internacional, y las decisiones de gasto de años recientes, revirtieron esa tendencia positiva y traen el peligro de volvernos a meter en la deuda de la que tanto nos costó salir, y obligan a medidas de este tipo.

Uno quisiera ver un esfuerzo mayor en hacer el gasto público –en el Gobierno, en la Caja y en el resto del Estado– más eficiente y con mejores controles de mediano plazo, en adición a este aumento en el ingreso. Pero que esto último es necesario es indudable.

El proyecto logra el grueso de sus recursos mediante cambios en el impuesto de ventas. Pese al carácter regresivo de este gravamen en general, se introducen algunos elementos (sobre todo en la manera de tasar los servicios públicos) que permiten esperar cierta progresividad. Se logra además reducir el número de productos y servicios exonerados, lo que permite cobrar más por la vía directa, y sobre todo plantear condiciones que harían más difícil esconder la información sobre ingresos y evadir tanto el impuesto de ventas como el de renta.

La solución del 2% para salud y educación permite, salomónicamente, evitar que la exoneración total de esos sectores deje un portillo abierto para la evasión de otros tributos, a la vez que la baja tasa evita una distorsión mayor en contra de dos actividades tan importantes social y económicamente.

Leer más...