Sábado 18 septiembre 2021

Logo Central America Link

Región: estas minas no son mías

Martes 05 junio, 2012


El precio de los metales y minerales ha aumentado en los últimos años, junto con las inversiones en la minería en muchas partes de las Américas. Sin embargo, Centroamérica en muchos casos representa una importante excepción a este fenómeno, resultado de una combinación de una maraña de trámites burocráticos, por un lado, y de las protestas de ambientalistas e indígenas, por el otro.

Tampoco ha habido mucho apoyo para los proyectos de recursos entre otros centroamericanos. Muchos de ellos creen que los políticos y los burócratas terminarán desviando la mayor parte de las regalías que la región recibe de las empresas mineras.

Algunos proyectos de la región están avanzando, entre ellos dos grandes operaciones panameñas, siendo una de ellas una mina de cobre, propiedad conjunta de Inmet Mining Corp. de Canadá y Nikko de Corea, y la otra, una mina de oro, propiedad de Petaquilla Minerals, también canadiense.

El gobierno sandinista de Nicaragua, por su parte, ha tendido a apoyar los proyectos de recursos.

Por otro lado, las recientes protestas por el pueblo Ngobe Buglé han detenido, por lo menos temporalmente, el proyecto de la mina de cobre Cerro en el norte de Panamá.

Otros proyectos de alto perfil, que han sido paralizados, incluyen El Dorado de El Salvador, una mina de oro, propiedad de la canadiense Pacific Rim, y la mina de oro Crucitas en Costa Rica, una propiedad de Infiniti Resources de Canadá.

En Guatemala, los opositores de la explotación de los recursos han pedido a la corte constitucional del país, de poner fin a las operaciones mineras, que no logran consultar a las comunidades locales.

La burocracia es el enemigo de la minería en Honduras, donde más de 150 empresas están en espera de los permisos, con el fin de explotar las reservas de metal, que incluyen hierro, plomo y zinc.