Viernes 21 enero 2022

Logo Central America Link

Región: Pretensiones petroleras

Lunes 19 agosto, 2013


Nicaragua es el último de los países de Centroamérica que planea explorar la costa del Caribe, para encontrar depósitos viables de petróleo y gas.

Managua la semana pasada firmó un contrato con Noble Energy, con sede en Estados Unidos, para perforar cerca del Recife de Providencia, a 170 kilómetros de la costa.

Nicaragua ha destinado varios bloques de exploración, dijo el presidente Daniel Ortega, anunciando el nuevo proyecto como una alternativa a la importación del petróleo barato venezolano, al suponer que el precio de ello subiera en algún momento.

Es poco probable que Venezuela, que se enfrenta a fuertes desafíos económicos internos, continúe indefinidamente con un plan puesto en marcha hace una década, por el entonces presidente Hugo Chávez, de ofrecer el petróleo barato a los países integrantes de la Alianza Bolivariana, con sede en Caracas.

El mes pasado, Guatemala otorgó licencias de explotación y exploración a la francesa Perenco, la panameña GAIAX Garden, Trayectoria Oil y Gas de Colombia, y la rusa Zacapa Energía, así como a Island Oil Exploration y Greenfields Petroleum Guatemala - ambos con sede en Estados Unidos.

Cada licencia es para una región específica.

Citation Recursos en junio pasado, estuvo lista para iniciar la producción comercial en el pozo Atzam-4.

Mientras tanto, Panamá en 2011, dijo que planea llamar a licitación para la exploración de al menos tres regiones, incluyendo Bocas del Toro, Darién y Azuero, tras un informe positivo acerca de los posibles depósitos, preparado por OTS Internacional, una empresa venezolana.

La expectativa de encontrar depósitos valiosos de petróleo y gas en el Caribe, se ha traducido en Nicaragua agresivamente demandando a Colombia sobre las aguas territoriales.

El mes pasado, Nicaragua reclamó un área de cerca de mil kilómetros cuadrados de la plataforma continental, que Colombia ha considerado su propiedad.

La demanda sigue el fallo del año pasado por la Corte Internacional de Justicia con sede en La Haya, que declaró que son territorio nicaraguense, unos 75 mil kilómetros cuadrados del océano, entre el grupo de islas de San Andrés y la costa centroamericana.

Costa Rica hace diez años impuso una moratoria a la exploración petrolera y de gas.

Sin embargo, las reglas pueden cambiar, a raíz de la elección el próximo febrero de un nuevo gobierno, que enfrentará a los problemas gemelos de los costos de energía en espiral, así como un déficit crónico en financiar las operaciones del sector público.

Los ecologistas en todos los países de la región siguen oponiéndose a estos proyectos, especialmente el de Providencia, uno de los mayores arrecifes de barreras en las Américas.

En la medida en que los nuevos yacimientos producen gas natural, la región podría luchar contra la contaminación, mediante la reducción en el consumo de petróleo, tanto en el sector de producción de energía y el transporte.

Hay una probabilidad razonable de que se encuentre petróleo y gas a lo largo de la costa caribeña centroamericana, ubicada entre los grandes yacimientos en Venezuela y México, según diversos estudios realizados en los últimos años.