Miércoles 12 mayo 2021

Logo Central America Link

Regulación de precios o fomento de la competencia

Viernes 23 septiembre, 2011


Tom Rodríguez
Prensa.com, Panamá

La regulación adquiere prominencia durante la década de 1970, cuando prevalecía en muchos países el llamado modelo “intervencionista” en el que los estados estimulaban el crecimiento, principalmente, mediante el gasto público y regulaban la economía mediante altos aranceles y la estatización de empresas. En Panamá ese no fue el caso, porque desde 1973 se reconoció la necesidad de flexibilidad y se actuó en consideración.

El fomento de la competencia, por otro lado, adquiere énfasis durante la década de 1990, cuando se produce el auge de la apertura económica y la liberalización; en ese momento, la participación del Estado sufre un repliegue y se enfatiza la libre oferta y demanda. El enfoque se basa en la premisa planteada por el economista Adam Smith hace siglos, que plantea que la competencia entre los individuos y las empresas procura beneficios para el conjunto de la sociedad, porque garantiza el uso eficiente de los recursos.

Este concepto implica que si alguna empresa cobra un precio excesivo por un bien o servicio o se presenta una insuficiencia en cualquier momento, es porque se dan condiciones que impiden una mayor oferta o, lo que es lo mismo, una verdadera competencia. Por ejemplo, puede ocurrir que un grupo reducido de empresarios controle un mercado, fijando precios o se repartan el mercado para que cada uno pueda, arbitrariamente, subir los precios, creando monopolios.

La regulación de precios puede, a corto plazo, remediar una ola especulativa. Sin embargo, a mediano y largo plazo la medida produce una situación en que la cantidad que ofrecen los productores es menor a la cantidad que demandan los consumidores. Dicho de otra forma, la regulación impone un precio tan bajo que causa que a mediano plazo haya más gente dispuesta a comprar que gente dispuesta a vender.

Leer más...