Viernes 18 septiembre 2020

Logo Central America Link

Relación Estado-sociedad a la medida

Miércoles 27 octubre, 2010


Javier Brolo
El Periódico, Guatemala
 
Sin el más amplio apoyo social, nuestro Estado continuará siendo incapaz de enfrentar los retos del mundo de hoy: dar seguridad, oportunidades y servicios a la ciudadanía. Es imposible conseguir que la sociedad se apropie y participe de un proyecto de Nación si no se atienden sus necesidades particulares. 
 
En el caso de Guatemala, ese anhelo requiere crear un Estado basado en el respeto y reconocimiento mutuo entre sus diversas culturas; es decir, un Estado multicultural. Por ello, la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asies) reconoce la necesidad de atender esta demanda, a la vez que hace un compromiso y una propuesta para mejorar la relación entre el Estado y su sociedad entera.
 
Los pueblos indígenas han vivido una situación histórica de desventaja. Son los que afrontan más prejuicios negativos y mayores desafíos en los índices de desarrollo humano. Según el Banco Mundial (2010), 70 por ciento de niños indígenas sufren desnutrición, comparado con 36 por ciento de no indígenas. Ellos contribuyen a una importante pero invisibilizada parte del PIB como lo es producir, distribuir y consumir bienes y servicios nacionales, además de participar en actividades de exportación.
 
Asies anunció la creación de un espacio permanente de diálogo intercultural. Después de 25 años de indagar sobre el rol de los partidos políticos, amplía la temática de su Seminario Permanente a la relación “Estado y sociedad en un contexto multicultural”. Su edición inicial se titula: “Desafíos y oportunidades para la construcción de un Estado plural”.
 
La propuesta procura contribuir a encontrar soluciones que incluyan las expectativas y anhelos de los pueblos indígenas como parte inherente de los intereses nacionales y el bien común. El desafío es complejo, porque incluye numerosos temas interrelacionados, de carácter político, económico y social. Sin embargo, recurrir a la evidencia empírica como criterio en la toma de decisiones, ofrece una oportunidad para que coincidan académicos, empresarios, Gobierno, organizaciones sociales y políticos.