Domingo 16 mayo 2021

Logo Central America Link

Relaciones obrero — patronales a la deriva

Viernes 30 septiembre, 2011


Marco A. Gandásegui, Hijo
La Estrella, Panamá

La Cervecería Nacional, S.A. es una empresa emblemática del sector industrial de Panamá. Fue fundada hace 75 años —en 1936— inmediatamente después de que se realizara la primera reforma al infame Tratado del Canal Hay—Bunau Varilla de 1903. Muchas han llamado ese Tratado (firmado por los presidentes Harmodio Arias M. y Franklin D. Roosevelt, el acuerdo de ‘la carne y la cerveza’. Esto era así porque los industriales panameños tuvieron acceso por primera vez al próspero mercado de la antigua Zona del Canal.

La Cervecería Nacional es famosa por sus marcas creadas, incluso antes que la empresa se fundara. Además, sus propietarios eran miembros de las familias más poderosas de Panamá: Duque, Vallarino, Arias, Icaza. Entre sus ejecutivos se destacaron políticos como Ernesto de la Guardia, Alfredo ‘el Mayor’ Alemán y Samuel Lewis Galindo. Cuando la planta cervecera se mudó a su actual local en la Transístmica, su modernidad creó todo un precedente para que otras empresas la imitaran.

A mediados de la década de 1960, el grupo de accionistas que encabezaba J.J. Vallarino se separó de la Cervecería Nacional y creó una planta nueva llamada Cervecería del Barú. La nueva empresa estaba aliada a la trasnacional Coca—Cola, que ya era reconocida como la embotelladora más grande del mundo. La maniobra fue un golpe duro para la empresa más veterana, pero, a la vez, introdujo un ambiente de competencia.

Durante más de tres décadas —1936 a 1966— la Cervecería trató de mantener relaciones con sus trabajadores de respeto y altura. El sindicato de trabajadores no se destacó por su combatividad, pero mantenía relaciones de respeto con la patronal. Sin duda, la cervecera era una de las empresas panameñas que más dividendos le ofrecía a sus dueños.

En el marco de las políticas neoliberales, en los 90, la Cervecería Nacional, junto con otras empresas panameñas comenzaron a venderse a grandes trasnacionales internacionales. Fue el caso de la Cervecería Nacional que se vendió a la colombiana Baviera. Esta empresa, a su vez, la vendió —la década pasada— a la transnacional sudafricana, SAB Miller. La Cervecería del Barú siguió el mismo camino y ahora es propiedad de la holandesa Heineken. Así mismo, Pascual, Estrella Azul, Café Duran y tantas otras empresas panameñas han sido vendidas a trasnacionales.

Leer más...