Domingo 26 mayo 2019

Logo Central America Link

Sesgo de polarización partidista

Jueves 17 noviembre, 2011


Edwin N. Montes Ojeda
El Nuevo Diario, Nicaragua

Desde que se efectuaron las elecciones generales, el centro de discusión en la palestra política nacional ha sido referente a si existió o no fraude electoral; sin embargo, un tema considerable y poco analizado corresponde al de polarización partidista.

La estructura socio-política nicaragüense se ha caracterizado por ser rotundamente polarizada. Con esto se hace referencia aquí no a la connotación subversiva -choque o confrontación popular- con que comúnmente suelen asociarlo diversos sectores sociales; sino al de una compensación política (existencia de fuerzas políticas de oposición –unilateral o mediante coalición- en el seno de una Asamblea Legislativa, capaz de servir de sustento y crear consenso al momento de discutir y sancionar un instrumento o proyecto de ley).

Ya no es posible hablar de una polarización partidista extrema donde dos fuerzas políticas mayoritarias se disputan el control del poder (presencia de un partido dominante con indiscutible mayoría parlamentaria); ni tampoco existe una polarización intermedia o “balance de poder” -dentro de la concepción político-filosófica de David Hume- que implica que cuando un actor aumenta sus fuerzas, otros se aliarán con tal de impedir una amenaza a la estabilidad política.

Los resultados electorales nacionales demuestran que este balance de poder en el plenario legislativo, aún eliminando cualquier interés partidista de las dos fracciones políticas minoritarias reconocidas, PLI (31.00%) y PLC (5.91%), -de acuerdo con el informe actualizado del portal electrónico del CSE-, no logra concretarse con la suma de sus fuerzas (mediante coalición).

Leer más...