Lunes 19 agosto 2019

Logo Central America Link

Soluciones al riesgo cambiario

Lunes 20 septiembre, 2010


Enrique Rojas Solís
La Prensa Libre, Costa Rica

Suficiente preocupación provoca la incertidumbre cambiaria, para esperar y peor aún, no ocuparse. Por ello es necesario tomar acciones inmediatas – tanto a nivel fiscal como financiero – para superar la presente realidad de volatilidad.

La biografía la podemos dividir en tres capítulos. Desde setiembre del 2006 hasta mayo del 2008, el tipo de cambio se confundió con la banda inferior. Posteriormente en junio de ese mismo año (2008), el tipo de cambio subió a la banda superior y se sostuvo hasta agosto del 2009. Finalmente en setiembre del 2009, inicia el período sísmico de inestabilidad actual. El tipo de cambio se desprende de las bandas y las fluctuaciones han tendido hacia la baja del dólar y por debajo del precio en que se cotizaba la divisa a finales del 2006.

La filosofía actual –que es lo que importa– para cubrir el riesgo por diferencial cambiario, obligatoriamente debe considerar el tratamiento fiscal que establece la Ley del Impuesto sobre la Renta, en donde las fluctuaciones de la divisa pueden ser un ingreso gravable o un gasto deducible de la renta bruta, dependiendo del origen de las diferencias en el tipo de cambio. En principio, para poder lograr paralelamente la cobertura cambiaria y equilibrar la posición fiscal de la compañía existen dos caminos: a.) Externamente adquirir un producto derivado (future, forward, swap, fx swap, entre otros instrumentos financieros sofisticados) y/o, b.) Proponer una solución endémica y orgánicamente generada a lo interno: in house, siendo dicha estructuración financiera viable y fiscalmente potable.

La posibilidad de cubrir el riesgo cambiario a través del mercado de derivados existente en Costa Rica opción (a), tiene sus limitantes y por ahora resulta oneroso para aquellos importadores (pasivos en dólares) o exportadores (activos en dólares) que requieren cubrir su riesgo por diferencial cambiario, salvo los contratos de diferencia cambiaria que está impulsando la BNV. BCCR, CONASSIF/SUGEF y la BNV trabajan conjuntamente en mejorar la actual infraestructura del mercado de derivados cambiarios, con el objetivo común de lograr mayor accesibilidad y mejores productos para los potenciales participantes interesados en adquirirlos. Sin embargo, mientras esta iniciativa se vuelve una opción más accesible y democrática, la solución al entorno cambiario debe iniciar inmediatamente y en casa.

Orgánicamente es posible desarrollar un esquema de cobertura opción (b) "de la puerta hacia adentro", estructurado financieramente para lograr el equilibrio de la exposición por la divisa ($) en el consolidado (?), sin la necesidad de que el negocio del arbitraje (financiero) resultante por el diferencial cambiario entre sus pasivos y activos sea del provecho de un tercero, más bien aprovechando lo que internamente ofrece la propia compañía o bien su grupo económico.

Leer más…