Domingo 25 agosto 2019

Logo Central America Link

Sombrío panorama presupuestario en 2011

Miércoles 29 septiembre, 2010


Pedro Prado
El Periódico, Guatemala

En los primeros días del mes se presentó al Congreso de la República el proyecto de Presupuesto de Ingresos y Egresos del Estado para el 2011. El monto contemplado es de Q52 millardos 959.6 millones, 3 por ciento mayor al presupuesto vigente. Por el lado de los ingresos se estima una carga tributaria de 10.8 por ciento que significa una leve tendencia a la baja en relación a años previos, lo cual es preocupante porque significa que la sostenibilidad de las finanzas públicas del país no se fortalece, sino más bien se debilita, y con ello también merman las posibilidades de desarrollo del país.

Debido entre otras razones, al fracasado intento de lograr una reforma tributaria –al principio de la actual gestión gubernamental –, que propiciara mayor sostenibilidad a los ingresos tributarios del país y solvencia a las finanzas públicas, el Presupuesto de Ingresos y Egresos del Estado ha sido objeto de un estira y encoge durante los últimos años, perdiendo de vista su función primordial de instrumento de política pública. 

En recientes ocasiones, en el proceso de aprobación del presupuesto, se dejaron de lado los criterios técnicos correspondientes dentro del contexto de la estabilidad macroeconómica y privaron los de carácter político.  El debilitamiento de los ingresos frente al constante crecimiento del gasto ha implicado también el ensanchamiento del déficit, generando así la necesidad de recurrir al uso excesivo del mecanismo de la deuda soberana, que amenaza la continuidad del buen perfil de deuda pública del país y su conducta de buen pagador.

Ello se agrega que en 2011 sólo por el servicio de la deuda pública, el país estaría pagando Q8 millardos 357.3 millones (16 por ciento del total del presupuesto), sin que paralelamente se fortalezca la capacidad de pago (carga tributaria), lo que podría reducir sus posibilidades de adquirir financiamiento en el futuro cercano y salirse de los márgenes de la estabilidad.

Es evidente que las finanzas públicas atraviesan una difícil situación caracterizada por un gasto insostenible –no por su monto sino por su forma de financiamiento–, que afectará  particularmente a comunidades rurales golpeadas antes por los efectos de la crisis económica internacional y ahora por los embates de la naturaleza. Todo esto  dibuja un escenario complicado para el cierre del presupuesto público de 2010 y para el del año próximo.

Leer más…