Martes 11 mayo 2021

Logo Central America Link

También confunden

Viernes 30 septiembre, 2011


Sandra de Barraza
La Prensa Gráfica, El Salvador

En esta coyuntura de excusas y más excusas, me pregunto: ¿Es el gobierno del partido en turno el que debe confiar en la dirigencia de la ANEP o es la dirigencia empresarial de ANEP la que debe confiar en la dirigencia del gobierno en turno?

El país esta pasando por una coyuntura que debe aprovecharse para fortalecer las instituciones clave en la democracia, el desarrollo y el bienestar de todos. Hay muchas más que los partidos políticos. Sin embargo, en esta coyuntura se enfrenta al peligro de distorsión y de rezago; se enfrenta el riesgo de no evolucionar para ponerse a tono de las exigencias actuales y futuras. Se olvida el origen y razón de ser. Y los medios de comunicación son el espacio para berrinches y lamentos. El gremio de gremios, la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), se describe como “el organismo nacional más representativo y de mayor credibilidad del sector privado salvadoreño, con alto poder de convocatoria y de coordinación del esfuerzo de la iniciativa privada en beneficio del desarrollo económico y social del país”; asume como misión “promover, desarrollar y defender el sistema de libre empresa”; ofrece como beneficios de afiliación “el respaldo de una cúpula empresarial que goza de credibilidad y confianza del sector gubernamental” (supongo que no importa el partido político); y ofrece a sus afiliados ser “un referente obligado en la toma de decisiones económicas (supongo que del gobierno en turno) que afectan el buen funcionamiento del sector privado dinamizador de la economía nacional” (supongo que respetando el estado de derecho y los principios de libre empresa).

ANEP ha organizado 11 veces el Encuentro Nacional de la Empresa Privada (ENADE) y llenan los principales salones del hotel con patrocinadores, socios e invitados. Siempre traen a un conferencista de moda y alto nivel. Hacen entrega a los tres poderes del Estado de la propuesta anual de temas abordados. Las propuestas del encuentro, al igual que los comunicados de 24 compromisos por el empleo en la página web, están dirigidas a los diferentes órganos del Estado. Se espera que sean apropiadas e incluidas en los planes de trabajo y presupuestos.

En el encuentro no hay información sobre logros ni resultados de la promoción, desarrollo, ni defensa de la libre empresa. Supongo que esta misión debería traducirse en más y mejores empresas, en nueva cultura empresarial y laboral, en libre competencia con transparencia y en equidad en las oportunidades de competir empresarialmente. Ni en la DIGESTYC, ni en el CNR, ni en la página de ANEP hay información de la natalidad, sobrevivencia ni el desarrollo empresarial. Supongo que la efectividad en la promoción de la libre empresa se traduce en reducción de la informalidad de la economía en coherencia con el artículo número 8 de la Constitución de la República. ANEP ofrece una cúpula empresarial; es decir, una dirigencia gremial que “goza de la confianza y credibilidad del Gobierno”.

Leer más...