Lunes 16 diciembre 2019

Logo Central America Link

Tasas de desarrollo sostenibles

Martes 07 septiembre, 2010


Gerd Schnepel
El Nuevo Diario, Nicaragua

Edmundo Jarquín dice que en el debate sobre la pobreza hay “un denominador común: Todos los expertos coinciden, [...], que sin un crecimiento económico fuerte y sostenido no es posible una reducción drástica de los niveles de pobreza”. En 1972 se publicó por el Club de Roma el libro “Los límites del crecimiento” La tesis principal es que “en un planeta limitado, las dinámicas de crecimiento exponencial (población y producto per cápita) no son sostenibles”. Así, el planeta pone límites al crecimiento, como los recursos naturales no renovables, la tierra cultivable finita y la capacidad del ecosistema para absorber la contaminación producto del quehacer humano, entre otros. 

Es por eso que los autores exponen como una posible solución a este colapso el “crecimiento cero” o “estado estacionario”, deteniendo el crecimiento exponencial de la economía y la población, de modo que el uso de los recursos naturales que quedan no sean mermados por el crecimiento económico para que de esa forma puedan perdurar más en el tiempo. En 1992 se actualizó y publicó una nueva versión del informe en la cual, sobre la base de los datos recolectados desde entonces, se exponía que la humanidad ya había superado la capacidad de carga del planeta para sostener su población. Una versión actualizada, con el título Los límites del crecimiento: 30 años después, dice: “no puede haber un crecimiento poblacional, económico e industrial ilimitado en un planeta de recursos limitados”; fue publicada el 1 de junio de 2004.

Entonces, no es un denominador común, estimado don Edmundo, y la simple lógica nos dice que un crecimiento para siempre es algo imposible. Hay que reestructurar las sociedades, las economías a este “crecimiento cero”, re-estructuración ecológica se llama eso. Claro, la situación en los países empobrecidos es diferente, tiene exigencias especiales, pero también en Nicaragua es muy dañino simplemente recurrir al crecimiento.

Usted con razón (o mejor dicho: sin razón...) dice “crecimiento sostenido” y no dice “sostenible”. Y aquí está el clavo: su famoso ejemplo de China (donde la cantidad de los millonarios crece como nunca antes) nos enseña, cómo un país con crecimiento económico salvaje está destruyendo sus recursos naturales, su ambiente, aire y aguas (¡y su cultura!) y ya ha comenzado ampliamente a “chuparse” los recursos naturales de otros países (del global Sur, como siempre).

Nicaragua vive de remesas y China de la materia prima de países pobres; parece no ser tan sostenible. Si la economía nicaragüense crece basada en minas de oro, de ganadería y de maquilas, no es nada sostenible y por eso tampoco sostenido, y como contribuye a la destrucción de la base natural, va a producir más pobreza. Predicar “el crecimiento” como tal es normalmente la lógica vana del capitalismo y su neo-liberalismo y del llamado “socialismo de “Estado” que – como sabemos - no es socialismo.

Leer más…