Viernes 18 septiembre 2020

Logo Central America Link

Tercera edad: inminente realidad de la Nicaragua de 2025

Viernes 15 octubre, 2010


Dr. Eddy Zepeda Cruz
El Nuevo Diario, Nicaragua
 
Latinoamérica envejece. No se trata de un pronóstico, de un deseo o una sentencia. Simplemente es una realidad, algo que sucede en casi todos los países de nuestra región. Con diferentes ritmos y distintos perfiles, a nuestra región también le llegó el momento de pensar en ese fenómeno demográfico.
 
Algunos países como Uruguay, Argentina y Cuba se adelantaron en el camino, en tanto que otros como Nicaragua, Ecuador o Bolivia apenas inician la travesía. Sin embargo, la mayoría de las naciones están en la ruta. En razón de esto es muy probable que en las próximas dos o tres décadas la demografía latinoamericana cambie en forma radical. Por ejemplo, en la actualidad 1 de cada 20 mexicanos se ubica en el grupo de mayores de 65 años (Adultos Mayores) esperándose que para el 2030 la relación sea de 1 de cada 8 y para el 2050 sea 1 de cada 4. Nicaragua se orienta también en ese orden, con su relatividad, por supuesto.
 
Apenas se está a tiempo para anticipar la demanda de servicios sociales que con toda probabilidad se va a generar. Será necesario entender que el problema no se reduce a los asuntos sanitarios. En la vejez, la salud, o la falta de ella, no es el único problema ni tampoco la única solución para este grupo de personas. El escenario es más complejo. Algo que es seguro es que los países que no se preparen para enfrentar esta inminente realidad cometerán un error histórico que por desgracia otras generaciones tendrán que pagar.
 
La vejez no está de moda en los medios de comunicación. En un mundo donde se venera la juventud, la situación y los problemas relacionados con la vejez llegan de manera lenta y progresiva a la conciencia colectiva. Las sociedades contemporáneas se enfrentan a un fenómeno de carácter histórico único.
 
Por primera vez en la historia humana el volumen y la proporción de Adultos Mayores alcanzan tal nivel que están convirtiéndose en un tema de preocupación. Pero, más que eso, debería ser de ocuparnos. El envejecimiento de la población exige definir la sociedad futura deseada y articular las políticas sociales orientadas a conseguir tales fines y colocar a la sociedad en una situación que demanda medidas de política social específicas. La rápida estructuración de este nuevo grupo de edad obliga a buscar nuevos papeles sociales para dar sentido a esta etapa de la vida.