Viernes 19 julio 2019

Logo Central America Link

Transporte y violencias

Miércoles 01 febrero, 2012


Francisca Gómez Grijalva
Prensa Libre, Guatemala

En Guatemala, las empresas que brindan el servicio del transporte público en la ciudad capital son subsidiadas por el Estado con la finalidad de brindar un servicio de calidad y de trato digno a las usuarias y usuarios. Sin embargo, lo que cotidianamente se observa son tratos injustos y actitudes violentas de choferes y ayudantes hacia las personas que lo utilizan. En reiteradas ocasiones he visto que choferes y ayudantes con la justificación de que no tienen tiempo para esperar, gritan y empujan a las personas cuando ingresan o bajan de los buses.

En varias oportunidades he constatado estos tratos hacia las usuarias y los usuarios, sin importar su edad avanzada, que estén embarazadas, que lleven en sus brazos a sus bebés o que lleven cargas muy pesadas.

Por otro lado, estos choferes y ayudantes, respaldados por la educación machista que prevalece en el país y sin capacitación para cumplir con sus obligaciones de manera respetuosa, se arrogan el poder de violentar emocional y físicamente a las mujeres por medio de insultos, expresiones obscenas y manoseos dentro de los buses y en las paradas de los mismos.

Estos tratos en el servicio del transporte urbano son formas de violencia social que atentan contra la dignidad de las personas, y que a pesar del impacto negativo que provocan en la salud de la sociedad, es ignorada por las autoridades municipales. Y la población con su actitud de silencio contribuye a legitimar esta cultura de violencia tan naturalizada en el país.

Junto a estos tratos violentos de los choferes y ayudantes hacia la población usuaria del transporte público, también preocupa el hecho que tampoco se respetan las tarifas establecidas para dicho servicio, de ahí que existen irregularidades en el valor del pasaje. Son varias las rutas que a partir de las 17 horas cobran Q2; a las 18, Q3 y a las 19 exigen Q5.

Leer más...