Jueves 23 mayo 2019

Logo Central America Link

Tres reformas

Jueves 10 noviembre, 2011


Frank La Rue Lewy
Prensa Libre, Guatemala

Son muchas las reformas y cambios que Guatemala necesita para retomar el camino de la democracia y el desarrollo, y el gobierno electo no puede evadir asumirlas; de lo contrario, no podrá sobrevivir su período. 1) La Reforma Fiscal. No se puede operar a base de endeudamiento. Sin esta reforma no habrá recursos para la reforma policial y el plan de seguridad ciudadana; para los programas sociales, para el rescate del sistema de salud y la reconstrucción de la infraestructura. Todo esto necesario para reactivar la economía.

Los sectores que siempre se han opuesto y bloqueado esta reforma no pueden seguirlo haciendo si no desean un colapso nacional. En Alemania, los empresarios plantearon a la canciller Merkel la necesidad de aumentar la carga tributaria al sector más acaudalado del país, para resolver la crisis financiera mundial. Un ejemplo de patriotismo y ciudadanía consciente.

2) La reforma policial y del sistema de seguridad ciudadana. La vida en Guatemala se vuelve insoportable y de tensión constante con los niveles de violencia y el crecimiento acelerado del crimen organizado, que ocasiona más violencia, consumo de droga y desnaturaliza la institucionalidad del Estado; infiltrándola, creando cuerpos y aparatos clandestinos al interior del mismo sistema de seguridad y justicia.

Para el narcotráfico, que financió múltiples campañas electorales, es fácil comprar la voluntad de alcaldes, diputados, fiscales o jueces. Enfrentar esto es un desafío y compromiso que el próximo gobierno no puede evadir, empezando por la depuración y reforma de la PNC.

3) La reforma de la Ley Electoral y de Partidos Políticos y del sistema electoral. Si algo claro dejaron estas elecciones es la frustración profunda con un sistema de partidos políticos y sistema electoral que realmente no representa la voluntad de la población.

Los partidos deben tomar sus decisiones democráticamente; deben, por ley, transparentar sus finanzas; y debe ponerse límite a las contribuciones de personas individuales y jurídicas. Todo partido debería desarrollar primarias para nominar a los candidatos. Los comités cívicos deben convertirse en organizaciones permanentes que puedan operar y proponer candidatos a escala municipal, departamental y a los listados de diputados por el departamento.

Deben establecerse mecanismos de transparencia para combatir la corrupción y recuperar la efectividad y credibilidad de las instituciones de Estado, y en el sistema de justicia es esencial para garantizar su independencia y para frenar la infiltración del crimen organizado, principal amenaza al estado de Derecho.

El gran desafío es reconocer que solo fortaleciendo al Estado podremos salir de la crisis. Ya no cabe la supuesta solución de privatizar ciertos servicios como seguridad, educación y salud. Hoy, o garantizamos estos servicios en forma efectiva para todos o se hunde el barco afectando a todos. Estas reformas solo son posibles si se impulsan en el primer año del nuevo período 2012-2016, y debemos exigirlo a los diputados electos al nuevo congreso.

Leer más...