Miércoles 5 octubre 2022

Logo Central America Link

Trump, México, China y Rusia

Martes 22 noviembre, 2016


Si una administración Trump afectara seriamente la economía mexicana, México podría obtener el apoyo de China o Rusia.

Ambos son grandes inversores en las industrias extractivas, en las que México es un actor importante.

Cualquiera podría querer un socio estratégico en América del Norte, al igual que Estados Unidos tiene aliados en Europa y en el Mar Meridional de China.

Esto sólo ocurriría si los mexicanos eligieran a la izquierda, lo que parece remoto.

Sin embargo, la gente en tiempos difíciles puede querer a nuevos líderes.

En cuanto al comercio, nadie sabe hasta dónde puede llegar un gobierno Trump.

Pero incluso un pequeño recorte podría tener un gran impacto en México, que envía casi el 80% de sus exportaciones a Estados Unidos.

Por su parte, China y Rusia podrían estar interesados ​​en compensar una reducción en los negocios entre Estados Unidos y México.

Rusia es un productor líder de petróleo y gas natural, mientras México desde el año pasado ha estado buscando socios, que podrían ayudar a aumentar la producción de esos recursos.

Mientras tanto, China podría invertir en minería y manufactura mexicanas.

O, a cambio de no hacer las inversiones estratégicas a 1.000 kilómetros de Miami Beach, China podría hacer que Washington cambie su posición con respecto a los recursos submarinos en el Mar Meridional.

En los últimos años, Estados Unidos ha apoyado a Indonesia, Malasia, Filipinas y Vietnam, que rechazan las reclamaciones de China

Rusia por su parte se ha convertido en un proveedor de armas a Nicaragua, incluyendo una donación a principios de este año de 50 tanques.

Rusia, que además está ampliando su presencia de inteligencia en Nicaragua, con una embajada ampliada y un centro de capacitación antidrogas en Managua, siempre ha soñado con tener una presencia estratégica en América Latina, al igual que tiene Estados Unidos en Europa con la OTAN.

Antes de que México abrazara a China o Rusia, muchas cosas tendrían que suceder, incluyendo la llegada de la izquierda al poder, lo que parece remota.

Andrés Manuel López Obrador, durante muchos años la figura más conocida del centro-izquierdista Partido de la Revolución Democrática, hace dos años lanzó el Movimiento de Regeneración Nacional.

Entretanto, lo que queda del PRD se divide en varios grupos.

Sin embargo, las elecciones propias de Trump sugieren que las personas que se sienten mal tratadas podrían querer probar un nuevo liderazgo.