Sábado 16 enero 2021

Logo Central America Link

Un año de acción política miserable

Lunes 26 diciembre, 2011


Paulino Romero C.
Panamá América, Panamá

Generalmente, las épocas de revuelta política han sido siempre aprovechadas para venganzas personales. ¡Así ha acontecido ahora! Si pudiéramos mirar al trasluz, como se ve en un microscopio, la secreta textura de estos dos partidos (Cambio Democrático y Panameñista), hasta hace cuatro meses aliados, en que su rompimiento ha escindido políticamente al país, probablemente sentiríamos gran vergüenza…

Sería sumamente curiosa una colección de detalladas anatomías que pusieran al descubierto los verdaderos motivos íntimos que han ido colocando a los ciudadanos en uno u otro bando. Pero nos abstenemos de ello, porque solo serviría para aumentar la enfermedad mayor que políticamente padece Panamá desde hace décadas: la discordia, la terrible secesión de los corazones, la ambición desmedida, el desenfrenado deseo de poder, el odio omnímodo, el rencor. Nos limitaremos, pues, a lo que nos proponíamos.

Coincidimos con los que desean el éxito de una “Estrategia para el Desarrollo Nacional”; una “Política de Gobierno” bien planificada en todos y cada uno de los sectores nacionales, que beneficie a los panameños, sin distingo de ninguna naturaleza; que resuma una educación integral para los diversos niveles de enseñanza, y para adultos; una política de salud que garantice un sistema de asistencia sanitaria permanente para niños, jóvenes, adultos y ancianos; un programa de asistencia social, científicamente organizado, que cubra todo el país; un sistema de aplicación del sentido de “justicia igual para todos”; y en relación al trabajo, merced a los grandes beneficios que ofrecen las nuevas industrias, es posible la reunión de capital y de espíritu de empresa. La inseguridad de conservar el empleo y la penuria durante la vejez son, en cierto sentido, problemas laborales. Algunas de estas cuestiones afectan también a otros grupos humanos, pero es a los trabajadores al que más afecta. La discusión de los problemas laborales no solo debe ser un análisis de los distintos remedios que han sido sugeridos por los sectores obreros así como por los amigos de los trabajadores, tanto en la esfera de Gobierno como en la sociedad. El gobierno del Estado, como regulador de las actividades de la sociedad en todos sus aspectos, tiene una gran responsabilidad en lo que concierne a los deberes y derechos de los trabajadores, tanto del sector público como del sector privado.

Ningún Gobierno podrá tener éxito en su gestión, si no aplica un sistema de planificación con transparencia. Admonición: ¡“No puedes guiar el viento, pero puedes cambiar la dirección de tus velas”!

Leer más...