Jueves 17 octubre 2019

Logo Central America Link

Un aumento de impuestos afectará a toda la ciudadanía

Martes 18 octubre, 2011


Felipe Echandi Lacayo
La Nación, Costa Rica

Son muchas las voces que se han unido al clamor en contra de los impuestos para las zonas francas. Dado el beneficio que este sector crea, cada día aumenta más la presión para mantener el tratamiento fiscal del régimen. En un primer artículo sobre el tema (10/10/2011) don Alberto Trejos de forma atinada dice que gravar el régimen de zonas francas “[hace] al país menos competitivo, justo en esta coyuntura internacional [de crisis económica], introduciendo incertidumbres y dando malas señales, [e] irresponsablemente pone en peligro un proceso que ha creado muchos empleos, cambios estructurales e ingresos de divisas al país”. Estos son excelentes argumentos que se deben considerar, pero no sólo para las zonas francas.

Son muchas las voces que se han unido al clamor en contra de los impuestos para las zonas francas. Dado el beneficio que este sector crea, cada día aumenta más la presión para mantener el tratamiento fiscal del régimen. En un primer artículo sobre el tema (10/10/2011) don Alberto Trejos de forma atinada dice que gravar el régimen de zonas francas “[hace] al país menos competitivo, justo en esta coyuntura internacional [de crisis económica], introduciendo incertidumbres y dando malas señales, [e] irresponsablemente pone en peligro un proceso que ha creado muchos empleos, cambios estructurales e ingresos de divisas al país”. Estos son excelentes argumentos que se deben considerar, pero no sólo para las zonas francas.

Lamentablemente, las mismas voces no defienden la situación del resto de los ciudadanos. Por lo visto quienes no operamos bajo el régimen de zona franca no contribuimos a la competitividad del país, y no nos vemos afectados por la incertidumbre generada por un irresponsable aumento de impuestos cuando el problema real está en el desenfreno en el gasto público.

Por ejemplo, don Alberto Trejos, en el artículo ya citado, argumenta que mayores ingresos para el Estado son algo “necesario e ineludible”. Por lo visto, siempre que quienes los aportemos no operemos bajo el régimen de zona franca, todo está bien. Ya a “mediano plazo” se verá lo que se hace con el gasto.

Quienes no operamos en el régimen de zona franca podemos no ser los más competitivos, pero lo cierto es que nunca lo seremos si se nos siguen cambiando las reglas tributarias cada vez que el estómago fiscal del Leviatán ruja.

Leer más...