Viernes 19 julio 2019

Logo Central America Link

Un país para ricos

Viernes 03 febrero, 2012


Brenda Sanchinelli Izeppi
Prensa Libre, Guatemala

Imagine el viacrucis que significa enfermarse en Guatemala si usted no tiene dinero, ir a un hospital público, donde seguramente lo van a tratar como un pordiosero y lo dejarán morir porque no hay medicamentos; para eso es mejor quedarse en su casa sin atención médica y curarse por sí solo o, de plano, morirse. Porque surtir una pinche receta médica, por insignificante que sea, no baja de Q300, y si su salario mensual es Q2 mil, usted prefiere aguantarse el dolor antes de dejar a sus hijos sin comida.

En este país, si usted no cuenta con un seguro médico que cubra todo tipo de enfermedad, garantizándole atención médica privada, cobertura en medicamentos y tratamientos especiales, usted está literalmente liquidado. Es lamentable que solo el 10% de la población pueda pagar un seguro de este nivel al resto se los llevará la tristeza cuando enferman, por el estado deplorable de los hospitales, falta de medicinas y la incapacidad de los dirigentes para ejercer un cambio.

El segundo aspecto es la inseguridad, pues aquí su vida corre peligro si se sube en un bus urbano, si camina por la calle, si está en su casa y entra un delincuente a robarle, abre la puerta y puede encontrar un cuerpo humano desmembrado afuera; si pone un negocio debe pagar por aparte un guardia de seguridad privada. Su vida pende de un hilo, porque el Estado es incapaz de garantizar la seguridad pública. Pero, claro, hay un 5% de ciudadanos que sí pueden sentirse tranquilos porque ellos ya resolvieron su problema, costeando su propio ejército de guardaespaldas; en lugar de bus público se suben en su caravana de carros blindados y viven en un condominio amurallado donde no entran rateros. Pero el otro 95%, ¡bien gracias, se los lleva el diablo!

Si los niños son el futuro del país, pues qué oscuro panorama se vislumbra aquí, a juzgar por la manera como se ha manejado la educación pública.

Leer más...